Menú Portada
No me moverán

Economía: ¿España es o no Alemania?

Febrero 18, 2013

Morgan Stanley, el banco de inversión más importante del mundo, ha dicho que España podría ser la Alemania del sur. Una afirmación de sus analistas que ha sorprendido a  muchos economistas y expertos ¿Qué han querido decir estos asesores de inversión? ¿Ha sido una boutade para llamar la atención? ¿Tiene algún fundamento?

La realidad es que hay argumentos para apoyar y para atacar esa opinión. Depende del cristal con que se mire la situación española para sacar conclusiones que orienten al inversor extranjero o lo despisten. Analicémoslos.

Características que nos acercan a la potencia centroeuropea

España ha ganado productividad en el último año. El crecimiento de la ratio PIB/horas trabajadas ha sido el mayor de Europa. Bien es cierto que se debe más a la disminución de las horas trabajadas y su coste, que la incremento del PIB.

Los salarios españoles han experimentado una sensible reducción desde 2011. 2010 fue el último año en el que el crecimiento de los sueldos superó la inflación. Y no sólo ocurre en la mano de obra poco cualificada; mandos medios y directivos están experimentando bajadas de más del 20% en sus ingresos, sin reducir su calidad. Las Escuelas de Negocio y de Ingenieros españolas están entre las mejores del mundo. Eso hace que los productos y servicios españoles puedan bajar sus precios.

Además, aunque las cúpulas sindicales atacan la Reforma Laboral, ésta permite una flexibilidad interna a las empresas que mejora su competitividad. Los Comités de Empresa sindicales, lejos de Toxo y Mendez, llegan a acuerdos con las empresas para adaptar el trabajo y la organización a la demanda. El hecho es tan significativo que el sector del automóvil está relocalizando nuevamente su producción en el territorio español. FASA-Renault, Ford y  General Motors están aumentando las producciones en Valladolid, Sevilla, Almusafes y Zaragoza. Hasta en Nissan los sindicatos han reculado y aceptado una doble escala salarial para mantener el trabajo. La bajada del coste de despido ha reducido una de las barreras para nuevas contrataciones.

Por otra parte han bajado los costes de inmovilizado para nuevas inversiones. Los inmuebles han bajado precios. Sus amortizaciones se reducen en los cálculos de costes. Esas ganancias de competitividad se han visto reflejadas en el crecimiento de la exportación. La balanza comercial es positiva y eso no ocurrió casi nunca en la economía española. En esto se va pareciendo a la alemana. Además exportamos con una moneda fuerte, el Euro, la misma que Alemania. Eso supone que esas ventas se hacen con más valor añadido. Por último los casi seis millones de desempleados, una parte de ellos con tradición industrial, constituyen una reserva de trabajadores que cubriría rápidamente los puestos de trabajo que se puedan crear a un coste muy razonable. Todos estos factores permiten decir a Morgan Stanley que España puede ser el motor de la economía del sur de Europa.

Lo que nos aleja de Alemania

Pero hay cosas importantes que nos alejan de Alemania. La primera es, precisamente, el desempleo. Con esos seis millones de parados el consumo interno está flojo y la exportación no sustituye totalmente la demanda interna para que la economía crezca. Por contra, el turismo se verá favorecido por la bajada de precios y la inestabilidad del norte de África ¿Será suficiente?

También nos aleja de Alemania el precio de la Deuda Soberana y su montante. En España la deuda pública está llegando al 85% del PIB y la Prima de Riesgo está en más de 350 puntos. Lo que a Alemania le cuesta el 1 o 2% a España le supone más del 5% de interés ¡Una barbaridad! Por eso es necesario reducir la Administración Pública, para evitar un Déficit desbocado. Esta financiación del sector público ahoga al crédito al sector privado. En España no hay financiación para nuevas inversiones y nuestra estructura empresarial empieza a envejecer después de cinco años de baja inversión. La Reforma de la Administración Pública y la recuperación del crédito son dos retos pendientes.

Alemania necesitará al sur

Lo curioso es que si España despegara, una de las economías más beneficiadas sería la alemana. Merkel está pendiente de las elecciones de noviembre en su país. Hasta entonces no cambiará su política de austeridad. Pero, después, gane quien gane, si Alemania  quiere seguir creciendo, tendrá que mirar al sur y ayudarle a despegar, mejorando el crédito de sus economías y bajando su Prima de Riesgo con la ayuda del BCE.

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE. Director del Executive MBA, Madrid