Menú Portada
No me moverán

¿Dudas Bankiarias?

Mayo 28, 2012

¿Es posible pronunciarse con claridad sobre lo que les ha ocurrido a los pequeños y dispersos accionistas de Bankia? Aquellos que recibieron una oferta tentadora de los directores de oficina bankiaria en que confiaban después de años de convivencia financiera y compraron; o los que a la vista de los resultados anunciados por la entidad adquirieron acciones en la bolsa.

Indicios racionales…
Cuando los jueces reciben una demanda, antes de darla por buena, deben encontrar indicios racionales de que lo que se acusa es real. Por tanto a la hora de juzgar sobre lo que les ha pasado a los accionistas dispersos de Bankia hay que sopesar si existen esos indicios.

Uno de ellos es que muchas acciones, u otros instrumentos financieros, preferentes, se colocaron entre depositantes tradicionales de ahorros en las Cajas que fundaron Bankia. Depositantes que confiaban en las Cajas después de años de trabajar con ellas. Depositantes que confiaban en los directores y empleados que les habían servido durante mucho tiempo. Depositantes que en muchos casos carecían de formación e información financiera. La pregunta del juez podría ser: ¿Ha habido abuso de confianza, se ha sorprendido la buena fe del cliente? Dice Bankia que avisó de los riesgos ¿Es seguro que los compradores eran conscientes y se les insistió de manera suficiente sobre ellos?

Los directores y empleados de oficina que colocaron estas acciones o participaciones recibieron órdenes de hacerlo por su jerarquía. También recibieron incentivos por esa labor ¿Ha habido coacción moral a estos trabajadores, que podrían pensar que se jugaban el puesto si no cumplían órdenes?

Otro indicio de responsabilidad culpable podría ser que los actuales gestores han aprobado un cambio de los resultados de 2011. Es decir, pasaron de unos trescientos millones de euros de beneficios anunciados por los anteriores administradores a más de dos mil de pérdidas ¿Que puede decir un accionista que compró acciones de Bankia en base a las primeras estimaciones de resultados económicos? ¿Era razonable la afirmación de los beneficios, ha habido falsedad culpable en documento mercantil o imprudencia en la administración? ¿La CNMV y el Banco de España, los dos reguladores, han sido negligentes al aceptar las primeras cifras sin comprobar su validez?

Preocupación ética y estética

No me pronuncio sobre el fondo del asunto. Solo quiero poner sobre la mesa la preocupación que suscitan los indicios anteriores. Una preocupación no tanto legal, sino ética. Incluso estética. Lo que no resulta armonioso, lo que no es estético, muchas veces no es ético, ni legal.

Hacer la vista gorda sobre situaciones como esta es querer ocultar la realidad; es aumentar la desconfianza en las instituciones financieras; es engañarse, porque los accionistas agrupados en Adicae pueden iniciar por su parte acciones legales ¿No debería ser la propia CNMV la que instase la investigación dado que también puede haber sido sorprendida en su buena fe? Si no lo hace puede parecer que es cómplice.

José Ramón Pin Arboledas. Profesor del IESE, director del Executive MBA, Madrid.