Menú Portada
No me moverán

Draghi y la salida de la crisis

Abril 7, 2014

Leo declaraciones de expertos economistas. La pregunta era ¿Salimos de la crisis? Los expertos muestran dudas. Pregunto a mi amigo Juan Iranzo, Presidente del Colegio de Economistas de Madrid y miembro del Instituto de Estudios Económicos, Consejero de Red Electrica: ¿Cuánto creceremos este año? Me responde: el consenso de mercado dice que en el primer trimestre hemos crecido el 0,3% del PIB, nuestros cálculos dicen que el 0,4%. Lo que quiere decir que si en el peor trimestre del año, donde ni el turismo ni la agricultura están a su máximo rendimiento, crecemos eso en los demás será por encima. En total más del 1,5% de crecimiento del PIB ¿Es eso salir de la crisis?

Para la mayoría de los ciudadanos salir de la crisis es encontrar trabajo para los desempleados. Pues bien, según todos los expertos con la nueva Reforma Laboral, con crecimientos superiores al 1% deberíamos crear trabajo. No mucho pero si lo suficiente para que crezca el consumo interno y eso acelere la economía. Es decir: se puede afirmar que salimos de la crisis.

Draghi aún puede acelerar la salida

¿Se puede hacer más para salir de la crisis a mayor velocidad? Sí, pero en este caso la principal palanca sería la política monetaria. Si la economía se regara de liquidez (crédito a las empresas y particulares) se animaría. Es lo que hizo EE. UU. que tiene un desempleo del 6/7%. Lo que pasa es que en España esa política está cedida a la UE a través del Banco Central Europeo (BCE) cuyo presidente es Draghi. Sólo el BCE puede apoyar monetariamente el crecimiento español.

Los tipos de interés están bajísimos. El BCE ha fijado su base en 0,25% ¿Puede bajarlo más? Puede, pero en esos niveles una reducción de un cuarto de punto, para dejarlo en 0%, no parece que anime demasiado el mercado. Sin embargo, el BCE tiene otros mecanismos para aumentar la circulación del crédito y el dinero. Uno de ellos es comprar deuda soberana de los Estados miembros. Entonces habrá más dinero en manos de quienes la vendan, lo meterán en los bancos y estos tendrán más dinero para créditos. Otra cosa que puede hacer es castigar a los bancos que dejen su dinero en la BCE, seguro pero inactivo. Puede aplicarles tipos de interés negativos. De manera que los bancos prefieran dar créditos y ganar dinero con él en lugar de perder en sus depósitos en el BCE. Todavía podría hacer más cosas como comprar activos, incluso en bolsa. Estas subirían y el dinero insuflado al mercado por esta vía animaría a los inversores.

No hay riesgo de inflación, se puede meter dinero en la economía

¿Por qué no lo ha hecho aún Draghi? Porque el BCE tiene la misión de cuidar que la economía europea no tenga inflación algo que puede ocurrir si hay exceso de circulación monetaria. Sin embargo, los datos actuales dicen que ese riesgo no existe. Es más, parece que el riesgo es el contrario, que los precios bajen y pueda haber una deflación.

En el fondo Draghi si está haciendo algo. El jueves pasado dejó entrever que algo iba a hacer, aunque no tomó ninguna decisión. Bastó ese anuncio para que los mercados reaccionaran. La prima de riesgo española bajó de los 160 puntos, debajo de la de EE. UU. Algo impensable sólo hace seis meses.

Europa sí importa

Y es que Europa, frente a lo que muchos piensan, cada vez importa más. Las elecciones del 25 de Mayo no son un juego en que se pueda votar alegremente. Nos jugamos, entre otras cosas, que los eurócratas se vean equilibrados por un parlamento eficaz, con grupos mayoritarios, no dispersos, que puedan exigir a las Instituciones europeas (BCE incluid0) que actúen en función de toda la UE y no sólo de algunos de sus países. Lo que a la larga sería bueno incluso para los más países favorecidos (Alemania incluida).

Querido lector, no piense que su voto el próximo 25 de Mayo es un divertimento. Ahora Europa sí importa. Lo estamos viendo en nuestro día a día.

J. R Pin Arboledas, Profesor del IESE, Director del Executive MBA-Madrid/SaoPaulo