Menú Portada
No me moverán

Draghi, “Pasmao”

Mayo 7, 2013

Sí, el Presidente del BCE (Banco Central Europeo), el Sr. Draghi, está como pasmado; “pasmao“, diría un castizo, que es como estar asombrado a la vez que paralizado. El BCE es la institución encargada de la política monetaria de la Zona Euro. Para entendernos: es el responsable del nivel del tipo de interés. Si sube o baja el Euribor, el interés básico, es culpa de las decisiones que tome el Sr. Draghi; es decir, que según lo que decida la hipoteca de Juan Español tendrá una cuota más alta o más baja. También es quién suministra parte del dinero que se da a los bancos y su precio cuando lo necesitan. O sea que de él depende, en buena parte, que haya, o no, crédito.

Por eso el jueves bajó medio punto el tipo de interés básico para abaratar el dinero. Además dio barra libre de liquidez a los bancos al 1%, hasta finales de 2014, para que circulara el crédito. Todo para animar la economía. Pero en sus declaraciones parecía estar pasmado. Su queja era: ¿cómo es posible que después del río de dinero que se ha ofrecido a los bancos el crédito siga sin fluir?

Las Administraciones se lo tragan todo

La respuesta a la pregunta del Presidente del BCE es sencilla. Los bancos no prestan dinero por varias razones: a) porque se lo dan al Estado con un buen tipo de interés y mucha seguridad; b) porque están refinanciando préstamos casi-fallidos de clientes atrapados en la burbuja inmobiliaria;  y c) temen tomar demasiado riesgo dando crédito a empresas en una economía en recesión.

Las dos últimas razones son difíciles de eliminar. La primera se solucionaría con un mecanismo sencillo. Bastaría que el BCE comprara directamente la deuda soberana española. Pero, según su acta de Constitución, el BCE no debería hacer este tipo de compras. Un obstáculo que se ha salvado hasta la fecha dando dinero al 1% a la banca y dejando que ésta compré deuda soberana a tipos de 4, 5% o más. Un buen beneficio con poco riesgo. Así las Administraciones se tragan toda la liquidez del mercado. Entre otros el interbancario, utilizado para prestarse los bancos entre sí, para salvar con ello situaciones delicadas de liquidez. De manera que no hay dinero para quienes crean el mayor número de puestos de trabajo: las PYMES.

La solución Draghi

Así las cosas el Presidente del BCE estápasmao“. No entiende porque no se puede hacer lo que él cree que es la solución y piensa que es fácil. Su solución es sencilla de decir y difícil de implementar: reducir el gasto público. Entonces las Administraciones no necesitarían préstamos. Es más, podran, incluso, bajar los impuestos porque no necesitarían tantos ingresos. El ciudadano dispondría de más dinero, consumiría y tiraría de la demanda, que sería satisfecha con una oferta gracias a que las empresas dispondrían de crédito. Eso generaría más puestos de trabajo, que a su vez consumirían, creando nuevos empleos; es el círculo virtuoso de la economía. Así de fácil.

Entonces, ¿por qué no se hace? Hay que preguntarlo a los políticos que creen que el gasto público es su instrumento de conseguir votos. Lo malo es que los hechos les están demostrando que si se pasan en gastos, acaban perdiéndolo todo, porque matan su “gallina de los huevos de oro”: la generación de trabajo en el sector privado.

Por eso Draghi estápasmao“. No entiende cómo toda una casta política, de izquierda, centro o derecha, se suicida.

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE