Menú Portada
¡Qué fuerte!

Dos tontos y 72 cerditos

Enero 21, 2016
seprona-cerditos

Cada día dudo más de la condición humana del ser y si hay una cosa clara es que animales somos todos. Es verdad que nos dividimos en dos tipos y eso es lo que marca la diferencia: los racionales y los irracionales, aunque muchas veces el ser humano parezca más irracional que racional a pesar de poseer cierta supuesta inteligencia. Dentro de los racionales podemos llamar animal, tanto a aquella persona que tiene un comportamiento instintivo, ignorante y sea grosera como a aquella que destaca de manera extraordinaria por su saber, inteligencia o esfuerzo.

Contradictorio, pero así es. La verdad es que cada vez me doy más cuenta de que la nobleza del animal irracional es muy superior a la del animal racional, a la del ser humano. Humanos que no tienen nada de humanidad en su conciencia y son capaces de cometer cualquier tipo de barbaridad desposeídos de razón y lógica. Que una mujer mate a otra, implique a su hija en el crimen, lo justifique por un acoso desmedido hacia sus personas y además se muestre orgullosa de haberlo hecho, muy de animal racional no es. Como tampoco lo es que un grupo de gente armada en nombre de Alá vaya matando a diestro y siniestro sin piedad y tengan atemorizados al mundo entero.

Asesinar animales

Matar y asesinar son palabras mayores y no tienen por qué ser de menor importancia cuando la víctima es animal irracional porque nadie se merece la muerte, ni si quiera setenta y dos lechones. ¿Qué culpa tienen estos cerditos de la demencia de dos niñatos inhumanos? Dos tíos de 19 y 22 años se han cargado a setenta y dos lechones a golpes. Mientras uno grababa, el otro se tiraba encima de ellos, acorralados en una especie de pasillo y, a golpe de pecho, ha matado a estos pobres animales. Algún cafre dice que “total, si el destino de los cerdos era la muerte, ¿qué más da?“. Cada cosa tiene su destino y su fin en esta vida y, desde luego, el fin de estos cerditos no era morir aplastados a golpes por un degenerado.

La imagen es terrible pero me resulta más terrible que se les haya pasado por la cabeza tal crueldad y barbaridad. Lo que ya demuestra la estupidez y el nivel de inteligencia de los agresores es que hayan grabado y difundido la matanza por WhatsApp, como si fueran muy graciosos o creyéndose unos héroes. Al final los han pillado y ojalá paguen por este acto tan cruel que estos seres irracionales han cometido contra unos animales indefensos. Es curioso cómo a veces utilizamos la palabra “animal” para insultar a alguien. Deberíamos cambiarlo ya como adjetivo despectivo y “descalificativo” porque cualquier animal es más noble que estos personajes que son capaces de arruinar la vida a una propia hija, a ellos mismos y de maltratar a cualquier tipo de animal, ya sea racional o irracional.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com