Menú Portada
Entre alfileres

Doña Letizia, una reina vestida de blanco roto

Junio 19, 2014

Es un color utilizado en las bodas que significa pureza, inocencia y candor


Doña Letizia se ha presentado como reina de España vestida de blanco roto, color utilizado en las bodas que significa pureza, inocencia y candor. ¿Será la elección del color una declaración de intenciones? Quizá la actual reina haya querido renacer cual Ave Fénix al escoger para su primer día como reina el mismo tono que eligió el día de su pedida de mano. Aquel traje blanco con cuello chimenea de Giorgio Armani, que se agotó hasta en los mercadillos, le supuso la primera crítica de un sinfín. En aquella ocasión no gustó nada el no haber confiado en un  diseñador español.

Ahora sí: el traje ha vuelto a ser blanco y el diseñador español, madrileño para más señas. Primer error, por tanto, subsanado.

Un vestido minimalista para una reina austera

Felipe Varela, su diseñador de confianza, ha vuelto a ser el elegido para un momento tan especial, algo que no ha extrañado ya que hace pocos días se la vio salir del taller del modisto. Además, los últimos diseños lucidos por la entonces princesa de Asturias -como el que vistió el Día de las Fuerzas Armadas o en la recepción al presidente mexicano y a su esposa-, también salieron de sus patrones.

El Varela corto, elegido para un día tan señalado, es un abrigo y vestido blanco roto, en crepé de verano con bordado degradé en cristal de rubí, amatista, ámbar y rosa talco con micro perlas color crema. Muchas palabras para describir un traje sencillo, con un bordado que parece ha hecho la misma persona que bordó el velo el día de su boda. </span>

Un clutch (cartera), y unos zapatos de Magrit

De hecho el día ha recordado mucho al de su enlace matrimonial, no solo por el color elegido. A la Reina se le ha visto igual de relajada, simpática y feliz que aquel día lluvioso del que ya han pasado la friolera de 10 años.

Ni diademas ni joyas, salvo unos pendientes en forma de estrella y unas perlas bordadas en la parte superior del abrigo y el Lazo de Isabel La Católica. Nuevas formas, nuevos tiempos y nuevos monarcas. Sí llevaba un clutch, (léase una cartera) y ¿para qué?, me pregunto yo, del mismo modisto y unos zapatos de Magrit, marca que también usa con frecuencia.

Finalmente, el rojo patriótico no fue el color elegido para la ocasión. Quizá por esperado, prácticamente ninguna de las asistentes, salvo Ana Botella y alguna otra, ha elegido el color de la pasión. Ni rojo ni largo. El protocolo, al ser un acto de mañana y en el Congreso de los Diputados, exigía traje corto para ellas y oscuro para los caballeros.

La Reina Sofía, bastante más arriesgada, de amarillo

La Reina Sofía ha arriesgado bastante más. En esta ocasión ha escogió un traje corto, también muy parecido al de la boda de su hijo –en aquella ocasión iba de largo-, en color amarillo tirando a lima. Sofía de Grecia, Reina, no ha usado las joyas de la corona española y ha recuperado un rubí que en su momento perteneció a su madre, la reina Federica.

La austeridad marcó también el inicio de esta nueva etapa y así quedó reflejado en el momento en que don Juan Carlos sancionaba la Ley Orgánica de su Abdicación. Tanto la reina Sofía, como la todavía princesa de Asturias repitieron traje. Aparecieron en el Palacio Real con sendos conjuntos de dos piezas usados en anteriores ocasiones. La reina encargó a un experto en bodas, comuniones y bautizos, este traje dos piezas, celeste claro, con el que saludó al Papa Benedicto XVI en su visita a España. Letizia, por su parte, lució la misma falda tubo color blanco con bordados negros y top negro que ya usó, junto con la melena lisa, en la comida ofrecida al Premio Cervantes 2013, Elena Poniatowska.

Pequeños detalles

La princesa de Asturias y la infanta Sofía lucían el mismo vestido de diferente color, diseñado por modistos asturianos. La infanta Leonor llevaba trenzas como su madre y la infanta Sofía una diadema que también ha usado la reina Letizia en alguna ocasión.

Felipe de Marichalar se decantó una corbata azul con la bandera de España. Y la peor, con diferencia, Celia Villalobos. Hoy no ha acertado nada. Pero nada de nada. ¡Qué horror!

Por Garbo