Menú Portada
Mensaje en una botella

Doce mil euros, dos millones de pelas

Mayo 6, 2015

El ser humano ha soñado siempre con volar. Ícaro trató a toda costa de volar más alto que su padre Dédalo, que ya le había advertido que no ascendiera a demasiada altura. Pero el hijo de Dédalo se vino arriba y voló tan alto que los rayos del sol derritieron la cera que sostenía sus alas


La mitología griega presenta el vuelo de Ícaro como uno de los ejemplos de los que los humanos podemos aprender para no caer en el error. En 1890, el ingeniero francés Clément Ader logró recorrer 50 metros a bordo del primer avión propiamente dicho. La aeronave se llamaba Éole, que tomaba nombre del que la mitología griega considera como el dios del viento. El de Éole es considerado el primer vuelo autopropulsado de la historia. Para conseguirlo, Ader había profundizado en los estudios de Louis Pierre Mouillard sobre el vuelo de los pájaros.

En el año 1969, el astronauta Neil Armstrong se convirtió en el primer ser humano que pisaba la Luna. Armstrong formaba parte de la tripulación del Apolo 11, en la que viajaban también Buzz Aldrin y Michael Collins. La frase “Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”, pronunciada por Armstrong nada más pisar el satélite de la Tierra, es la de un hombre que ha conseguido volar más alto que ninguno de sus congéneres. Es la frase de un hombre que ha hecho realidad un sueño.

Juan Carlos Monedero también soñaba con volar. Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, ha explicado que la dimisión de Monedero como número tres del partido obedece a que se trata de “un intelectual que necesitaba volar”. Lo cierto es que Juan Carlos Monedero se había vuelto casi invisible durante los últimos meses, desde que se conoció que cobró más de 400.000 euros por asesorar a gobiernos latinoamericanos como los de Bolivia o Venezuela. Monedero, que había creado una empresa para pagar menos impuestos, hizo una declaración complementaria. De esta forma, quedó en paz con Hacienda. 

Pájaros de altos vuelos

Esta noche comienza la campaña electoral. Y ya que la Real Academia Española define pájaro como “hombre que sobresale o es especialista en una materia, particularmente en las de política”, desde hoy podremos comprobar cómo es el vuelo de ciertos pájaros. Entre ellos, hay aves de vuelo incierto que cuentan billetes con la misma rapidez con la que los crupiers reparten cartas. Es el caso de Alfonso Rus, cuyo vuelo se antoja corto. Especialmente después de que lo más fino que hayan dicho de él en su partido es que las grabaciones en las que se le escucha contar billetes son “vergonzosas y bochornosas”. Quien así se ha expresado es Alberto Fabra, presidente del PP de la Comunidad Valenciana y candidato a la presidencia autonómica.

Si en tu partido no te quieren, tienes un pequeño problema que no se resuelve con “Doce mil, dos millones de pelas”. Aquí no hay declaración complementaria que valga. Te han pillao con el carrito del helao. Y el helao está empezando a derretirse como se derritió la cera de las alas de Ícaro. Los 12.000 de Rus van a salirle más caros que los miles de euros de la lista de los 700 amnistiados fiscales, entre los que no se descarta que aniden pájaros de altos vuelos.

La Ornitología no alcanza a estudiar a estos ejemplares que nos ocupan porque escapa a sus conocimientos. Al fin y al cabo, los ornitólogos son científicos y la ciencia no se dedica al estudio del trinque de los chanchullos urbanísticos. En estos comicios del día 24 se elige a los 67.640 concejales de España. Algunos de ellos tendrán la responsabilidad de adjudicar contratos con dinero público. Será bueno que precisamente ellos aprendan a contar ovejitas mentalmente, en lugar de contar billetes a mano. Así descansarán mejor ellos y descansaremos mejor los votantes. 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero