Menú Portada
No me moverán

¿Divorcio, economía y política?

Julio 22, 2013

Una de las preguntas que se hacen los expertos nacionales e internacionales es si la crisis económica española está en su punto de inflexión; si la recesión está acabando. Los expertos internacionales alargan la salida. A veces hasta finales de 2014. El Gobierno discrepa. El ministro de economía De Guindos anunció en el IESE la pasada semana que ya se había salido de ella.

Los indicadores más sintéticos del último trimestre como el crecimiento del PIB o la EPA están aún por saber. El optimismo del ministro se basa en la esperanza de que presenten mejoras. Dentro de dos días se conocerá la Encuesta de Población Activa y el cálculo provisional del crecimiento. Por tanto no queda mucho para despejar esas variables. Las últimas noticias sobre la EPA es que dará una bajada superior a los 100.000 desempleados ¡Un respiro!

Inestabilidad política y crisis económica

Mientras tanto la política anda agitada. Los asuntos judiciales han sustituido al debate de los problemas reales. También algunos expertos y analistas se preguntan ¿influye la inestabilidad política en la salida o no de la crisis?

Si la economía se mueve por expectativas la respuesta a esa pregunta debía ser: sí. La inestabilidad política crea incertidumbre y eso pone nerviosos a los inversores. Por tanto, retraen operaciones y debilitan la economía. Se sabe que el dinero es miedoso.

Sin embargo hay dos datos que matizan esa respuesta tan contundente. La Bolsa de Valores parece moverse por otras variables. Por ejemplo por las expectativas del sector. Por eso las Compañías eléctricas, después de la decisión del Gobierno sobre el “Déficit de Tarifa” al bajar la expectativa de beneficios tiraron el índice IBEX35 hacia abajo. Pero después el índice bursátil ha vuelto a subir. Otro indicador es la Prima de Riesgo. Le pasa lo mismo. Subió un poco por la inestabilidad, pero ayer cerró a 310, volviendo a bajar.

En consecuencia, no está nada claro que la inestabilidad política influya en la economía. Por lo menos de manera directa ¿Estamos ante un divorcio entre economía y política, de manera que cada una se mueve independientemente de la otra? Probablemente sí.

Empresarios y trabajadores están haciendo el esfuerzo

Es el empresario y los trabajadores y, en algún caso, los sindicatos a nivel de base, los que están cambiando el modelo económico español. El dato es espectacular: según el Secretario de Estado de Comercio, García Legaz, la balanza de pagos está a punto de estar equilibrada por primera vez en la historia reciente; es decir que entran tantas divisas en España como salen. Eso se debe al aumento de la exportación; al crecimiento de la competitividad de nuestras empresas a nivel global fruto del esfuerzo de empresarios y trabajadores del sector privado.

Ahora le tocaría a la política

Mientras tanto las Administraciones Públicas son renuentes a las Reformas. El Gobierno lleva anunciándolas desde que tomo posesión. Las leyes están en trámite. Pero el Parlamento da la impresión de vivir ajeno a la España real. Una España real que se está “sacando las castañas” por sí sola. Por eso tarda tanto en salir de la crisis, porque la política en lugar de ayudar a la economía, parece que la entorpece y el ruido judicial/mediático no favorece nada.

Ayer Rajoy anunció que sí iría al Congreso a explicar varias cosas, entre otras el caso Bárcenas. Con una mayoría absoluta en las Cortes, si el horizonte parlamentario se despeja y el ruido mediático queda desactivado, empezaría la reconciliación entre economía y política ¡Esperemos que así sea!

J. R. Pin Arboledas, Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid