Menú Portada
Atando cabos

Disolución y derrota

Julio 5, 2012

Cada día que pasa, cada semana, cada mes, se hace más evidente algo que irremediablemente va a ocurrir. Algo que incluso ya está ocurriendo. En este momento ya no sólo hay sospechas, sino datos y evidencias de la verdadera disolución y derrota de la banda terrorista ETA. Cuando llegue el verdadero momento se disiparán las dudas. Las numerosas dudas y recelos que lógicamente existen. ETA decidió en aquel comunicado del 20 de octubre del pasado año “cesar definitivamente su actividad su actividad armada” pero la sensación que dejó y sigue dejando no es de derrota del terrorismo. Decidieron dejar de matar como estrategia, como tregua, como siempre. Esperando recibir, primero gestos, después pasos concretos, y en tercer lugar concesiones. Pero nada de eso se ha producido ni se va a producir. Algunos dirigentes de ETA llevan esperando meses en un país extranjero para entrevistarse con algún intermediario del Gobierno. Reunión, contacto, acercamiento, que no se ha producido.

Cuando se declaró el cese definitivo ya dijimos que la verdadera sensación de derrota (no experimentada entonces) se iba a producir cuando pidieran y pidieran, y en ningún momento se les diera. Sería entonces cuando se produciría la verdadera derrota de ETA. Ese momento está cerca. No hay marcha atrás.

Nunca un ministro del Interior ha sido tan claro

O estamos ante el ministro del Interior más irresponsable de la historia democrática de nuestro país, algo que es posible aunque me cuesta creer, o las declaraciones que hizo el pasado viernes 30 junio nos ponen sobre la pista del mayor acontecimiento que se haya producido en nuestro país en la lucha contra el terrorismo. El ministro dijo literalmente: Tengo la absoluta convicción, basándome en los datos que tenemos, que la disolución de ETA está más cerca que lejos”.

El ministro habla de absoluta convicción”, habla de “datos” y habla de “disolución”. El propio Jorge Fernández explicó no hace mucho en sede parlamentaria que significa disolución: “no solo que cesa definitivamente su actividad terrorista sino que deja de existir como organización y que desmantela todas sus estructuras“. Todo esto está cerca, según el ministro. De ser así, ésta sí sería la buena y definitiva. Aquí sí estaríamos hablando del verdadero final y, sobre todo, de la verdadera derrota del terrorismo. Lo contrario, el que no sea cierto, no me entra en la cabeza, porque simplemente estaríamos hablando de la mayor irresponsabilidad de un cargo público en el ejercicio de sus funciones.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio