Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :
¡Qué fuerte!

Democracia, sinónimo de violencia

Octubre 21, 2016
podemitas-autonoma

Los actos de violencia que estamos viviendo en nuestro país los últimos días son preocupantes. Llevamos una semana en la que parece que las almas están agitadas y los cuerpos se incitan para provocar, protestar y llegar a las manos en algunos casos. Para algunos, afortunadamente sólo unos pocos, es la manera que tienen de expresar sus opiniones y disconformidades con el resto de ciudadanos. Un ejemplo claro de que se consigue más por la vía del diálogo que por la de la violencia es el independentismo en España. Han conseguido y avanzado mucho más en menos tiempo los catalanes haciendo su política que los terroristas vascos pegando tiros. Allí, en el País Vasco, ahora viven tranquilos, como en el resto de España, pero todavía quedan rescoldos y resentimiento contra todo aquello que implique ser español. La prueba es que en Alsasua, unos resentidos cobardes abordaron a dos Guardias Civiles y a sus parejas de madrugada, mientras disfrutaban de una noche entre amigos, y les dieron una paliza. Sinceramente, no me llama la atención que los detenidos hayan sido puestos en libertad, como tampoco me sorprende en absoluto que haya habido un partido político que no haya condenado dicho acto de violencia; los de siempre y lo mismo de siempre.

Futbol y política

Pero lo que nos faltaba es que, no teniendo bastante con lo que tenemos aquí, que vengan de fuera a liarla y montarla. Es lo que ha ocurrido también esta semana en un partido de fútbol entre Real Madrid y Legia Vasorvia. Este equipo está jugando en una competición europea y es conocido, sobre todo, porque tiene unos hinchas que allá donde van destrozan todo lo que pillan, personas también. Tan decepcionada estoy que tampoco me sorprende que el órgano competente no los sancione y los eche de la competición como castigo a la violencia que generan sus hinchas allá donde va el equipo. Yo lo veo muy claro y sencillo. Igual no lo es tanto, pero vamos, tampoco creo que sea muy difícil castigar a los violentos y no dejarles campar a sus anchas. Poner en jaque a una ciudad porque vienen cuatrocientos tíos matones y que al final acabe ocurriendo lo que ya se sabía no es normal ni coherente. ¡Temblando está ya la población de la siguiente ciudad donde les toque ir a jugar! Vergonzoso.

Igual de vergonzoso y de increíble es que a Felipe González le hayan hecho un escrache, que para el que no lo sepa y diga que lo ocurrido es una protesta democrática, le aclaro que se trata de una acción intimidatoria que realizan los ciudadanos contra personas del ámbito político que consiste en dar difusión, ante los domicilios particulares de estas o en cualquier lugar público donde se las identifique, a los abusos cometidos durante su gestión. Estamos de acuerdo en que los ciudadanos tenemos derecho a quejarnos, pero no a coartar la libertad de expresión de nadie, que es lo que ha hecho este pequeño grupo de violentos y cobardes que, con las caras tapadas, han boicoteado un acto en una universidad pública, jaleados y defendidos por Podemos, alegando que esto demuestra que la democracia está viva. Curioso que cuando se les ha hecho a ellos, a los de Podemos, si lo hayan condenado como escrache, pero cuando se lo hacen a otros sea calificado por ellos mismos de protesta. Ahora resulta que democracia es sinónimo de violencia.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com