Menú Portada
Otras opiniones

Del Madrid de los Austrias al Madrid de las zanjas

Octubre 5, 2009

Que sentimiento de alegría he sentido cuando han anunciado que Rio de Janeiro era la capital ganadora para los próximos Juegos Olímpicos y no Madrid como pronosticaba la campaña publicitaria ideada por el Ayuntamiento de Madrid. Pobres atletas, pensaba yo, lesionados con tanta zanja y tanto agujero. Tal vez una buena ocasión para el salto de obstáculos a lo sumo…
Desde que tengo uso de razón sólo puedo recordar un Madrid siempre agujereado por obras interminables. ¿Pensaría Gallardón en serio que las obras estarían terminadas para el 2016? Hemos pasado del Madrid de los Austrias al Madrid de las zanjas
No puedo disimular mi enojo ante las conductas de nuestro manirroto alcalde, que tira por todo lo alto sin escatimar en gastos emulando a su amigo Fefé. La humildad no es su mejor cualidad y eso demuestra poca inteligencia. Los hombres más sabios que conozco tienen una humildad encomiable. No contento con subir el impuesto de basuras (que me hace pensar en subirla de la calle -la basura me refiero- en vez de bajarla), se atreve a llevarse a cuatrocientas personas a Copenhague entre la delegación oficial, deportistas e invitados y contratar un catering sirviendo doscientos jamones de pata negra. ¡Viva la crisis¡

A recaudaaaaaaaar

Menos mal que a la vuelta, pensará, podrá seguir tirando de las multas, que para eso recauda más que toda la DGT en toda España. Eso o que resucite el diezmo para seguir recaudando y pagando una deuda que a este paso no se acabará nunca. Ya vamos por 3.500 millones…
En época de crisis sólo se le puede ocurrir a nuestro alcalde improvisar un discurso con el Concierto de Aranjuez de fondo y un gesto semifúnebre que a mí casi me hizo llorar. No creo que estemos para más penas… Imaginaba a los brasileños con la samba de telón de fondo y esa alegría innata y ritmo que sólo Dios da a los más necesitados. Es la Ley de la compensación… ¡Nos está bien empleado por cretinos¡
 

Los piropos retrecheros

Y hablando de obras y zanjas sólo se me ocurre alabar a esos obreros que te saludan y te levantan el ánimo cada mañana mientras intentas que no se te cuele un tacón a destiempo. Los obreros de toda la vida a lo machito typical spanish saben lanzar un piropo como nadie. Sólo ellos tienen la medida del canon de belleza imperante en el pueblo llano. Pobre de aquella que pasa inadvertida por debajo de un andamio…
Lástima que ahora los obreros importados de la Europa del Este no conocen el piropo retrechero de los castizos de toda la vida. Aunque claro, siempre existen esas encopetadas y altivas de nuca que suelen contestar a sus chulescos requiebros con un alarido o un improperio más propio de camioneros de pelo en pecho que de niñas de colegio de pago. Las más progres o afiliadas a sindicatos feministas me tildarán de machista y me meterán en el mismo saco que a las concubinas del Il Cavaliere.
Para estas extremistas parece que la inteligencia está reñida siempre con la belleza y una mujer si es lista no puede permitir que la llamen guapa sin sentirse molesta. Me pregunto si Fátima Hssini ha paseado con su burka por la calle Serrano para llegar a tiempo a su declaración en la Audiencia Nacional. Yo estoy segura que debajo de su atuendo talibán sigue llevando la minifalda y los labios pintados de rojo a los Dyta Von Teese con los que salía de paseo cuando llegó a España.
No sé si será una cuestión de morbo en esta marroquí reconvertida o una simple pose para llamar la atención, semejante a la de Ruiz Mateos cuando se vestía de Superman.
¡Que tiempos¡

Teresa Bueyes