Menú Portada
Atando cabos

Debate sobre el estado de la despedida

Junio 29, 2011

Se acabó. Se apagaron las luces del Palacio de la Carrera de San Jerónimo en el día del último Debate de Zapatero como Presidente del Gobierno. No ha sido un debate cualquiera, como ya dijimos en extraconfidencial.com, ha sido el “debate sobre el estado de la despedida“. Hasta en cuatro ocasiones quiso Rodríguez Zapatero dirigir sus palabras directamente a los portavoces parlamentarios para despedirse, agradecer, elogiar la labor parlamentaria. A Mariano Rajoy le agradeció sus palabras sobre la “alta consideración en lo personal” que le tenía al Presidente del Gobierno. Unas palabras agradables después de un debate duro, no bronco, ni insultante. Un debate en el que se vio al mejor Zapatero y al mejor Rajoy. No sorprendió que así lo hiciera el líder de la oposición, pero sí sorprendió, y mucho, la actitud de Rodríguez Zapatero.

Las caras de la bancada socialista al terminar la primera jornada del debate lo decían todo. Era el momento en el que sus señorías estaban despejando el hemiciclo ante el lamento irónico del que en ese momento estaba en el uso de la palabra, el portavoz de CIU: “no se vayan que ahora viene lo mejor“, decía Duran i Lleida. Pero se fueron. Hablaban unos y otros por el pasillo del Congreso buscando el patio al aire libre. Y las caras no eran tanto de satisfacción como de sorpresa. Sobre todo de sorpresa. No se explicaban lo “contundente” que había estado Rodríguez Zapatero. Dadas las circunstancias, la verdadera situación del estado de la Nación, se daban por satisfechos porque había visto el oasis de un resurgir del Presidente del Gobierno saliente. Ofreció datos, entró sin cortapisas en el cuerpo a cuerpo con Mariano Rajoy, rebatió actitudes, y sobre todo quiso acusar directamente al líder de la oposición de falta de responsabilidad. Des la dirección de Ferraz nos decían literalmente: “este era un debate que dábamos por descontado, por eso se adelantó la fecha, queríamos centrarnos en Rubalcaba y resulta que ha resurgido Zapatero“. La sorpresa de las filas socialistas no empañaba, en cualquier caso, la sensación de un debate con sabor a final de legislatura. Todos los diputados socialistas saben que lo de la primera jornada del Debate fue un espejismo la realidad que se vive fuera de las paredes del Palacio de la carrera de San Jerónimo.

Mariano Rajoy fue de menos a más y también estuvo combativo. Rebatió el consabido argumento de la falta de alternativa. Recordó que el PP ha presentado 73 propuestas en los dos últimos años y ni una sola ha sido debatida. Ni siquiera escuchada. La conclusión del Debate que hacían desde el grupo parlamentario popular era evidente: “el debate de la despedida y cierre“. Aquí no se habla de reformas sino de fechas en el calendario. La fecha y las especulaciones sobre cuando se celebrarán los comicios generales.

El PNV encantado con que todo dependa de ellos

Es de lo que más se hablará en los próximos días. El adelanto electoral. La versión oficial es que se agotará la legislatura. Zapatero se despide. Pero las elecciones, según el PSOE, serán en marzo. Es decir aún quedan nueve meses. La pregunta es ¿Qué se dirán en la próxima sesión de control, o en el próximo debate? Ya se han despedido. Ya se han deseado suerte los unos a los otros. Pero ahí seguirá Zapatero. Seguirá despidiéndose. Seguirá pidiendo la confianza que ya no tiene. Sólo depende del PNV. La posibilidad de aprobar o no los Presupuestos Generales del Estado dependen del puñado de votos de los nacionalistas vascos. El propio Josu Erkoreka ya dijo que “nunca con una abstención se había conseguido tanto“. Se refería a la última votación sobre la negación colectiva que se salvó gracias al voto de la formación nacionalista. El PNV está encantado con que todo dependa de ellos. En el último día del Debate el portavoz Erkoreka sentenciaba: “nosotros no tenemos ningún problema de impopularidad” en apoyar unos Presupuestos, otra cosa es que sabemos que el Gobierno lo tiene muy difícil para no tener que adelantar las elecciones.


Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio