Menú Portada
Mensaje en una botella

De auténtico espeluzno

Octubre 27, 2011

Raquel Bollo o Nicolas Sarkozy. Usted elige. Si tiene cuenta en Twitter, posiblemente ya lo haya hecho. Separados por apenas unos días, estos dos personajes se han convertido en trending topic nacional en esta red social. Es decir, que han sido el tema de conversación preferido por la mayoría de los tuiteros. Y, teniendo en cuenta el imparable ascenso de Twitter, podemos concluir que la señora Bollo y monsier Sarkozy han sido la comidilla de las conversaciones de ascensor o los referentes de los debates más sesudos. Así son las cosas. Y así nos las estamos tragando.

Raquel Bollo ha destacado por su irrupción en un concurso de telerrealidad de nombre Acorralados, en el que los participantes se exponen mientras tratan de llegar a la final para llevarse la pasta. La entrada de la señora Bollo en este concurso representa, según los estudiosos del fenómeno, un verdadero terremoto televisivo.

Nicolas Sarkozy ha destacado por alabar a España con la misma rapidez con la que cambió de opinión para ponerla como ejemplo de nación en la que uno no puede confiar. Monsier le president, ¿le parece bonito un cambio de chaqueta tan radical?

¿Ser o no ser?

España es así. Oscila entre dos ídolos mediáticos muy diferentes. Una es de profesión colaboradora, que es como se conoce ahora a quienes participan en los programas de televisión sin previa presentación del curriculum vitae. Ser colaborador supone conseguir un sueldo que no está al alcance de unos cuantos millones de parados que buscan empleo en esta vasta piel de toro. Que conste, que no responsabilizo al colaborador. Si a usted le ofrecieran un trabajo bien pagado, ¿lo dejaría escapar?

El otro ídolo mediático al que nos referimos es presidente de la República Francesa. Menudo trabajo. Menudo presidente. Sarkozy es un político de altura casado una mujer que le saca una cabeza, pero que nos cae muy bien. Las modelos que cantan caen muy bien porque aquí sentimos fascinación por los guapos y por los que afinan. Ella reúne ambas cualidades. Él lo sabe, ella lo sabe, nosotros lo sabemos… y no sigo conjugando el verbo.

¿Ser o no ser? He ahí el dilema: si es más noble para el alma soportar las flechas y pedradas de la áspera Fortuna o armarse contra un mar de adversidades y darles fin en el encuentro. ¿Una colaborada o un jefe de Estado? No sé con cuál quedarme. Hay días que abro mi Twitter y me pongo  a citar tuits. Siempre los encabezo con tres palabras: “De auténtico espeluzno”.

  

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero