Menú Portada
Los puntos cardinales

David Cameron vuelve al aislamiento

Diciembre 17, 2013

Los ciudadanos del Reino Unido acaban el año conscientes de que la herida sangrante de la coalición de Gobierno es mortal de necesidad. A lo largo de los últimos meses ha quedado claro tanto por parte de los conservadores de David Cameron como por la de los liberaldemócratas de Nick Clegg que, ante un eventual escenario de elecciones a la Cámara de los Comunes, no se reeditaría la coalición de estos dos socios. Ambos han evidenciado diferencias irreconciliables desde que comenzase a trabajar ese equipo bicolor. Era la primera vez desde 1974 que uno de los dos grandes partidos, –conservador o laborista-, no conseguía la mayoría de escaños suficientes para  ocupar el número 10 de Downing Street sin ayuda de nadie. Los conservadores obtuvieron el 36.1 por ciento de los votos, a los que sumaron el 23 de los Liberal Demócratas para formar Gobierno. Estos últimos habían defendido durante la campaña que las tasas académicas no se subirían. Sin embargo, Cameron optó desde el primer momento por la política de ajuste del cinturón que conllevaba esfuerzos para todos. Los estudiantes se echaron en masa a las calles de Londres y de las principales ciudades del país y aquel episodio supuso una suerte de preámbulo de lo que vendría después.

En Mayo de este mismo año, el primer ministro contemplaba estupefacto cómo el UKIP de Nigel Farge, una formación antieuropea de firmes convicciones nacionalistas, se hacía con ciento treinta y seis concejales en los comicios municipales. Los liberaldemócratas perdían ciento seis y los conservadores, trescientos veinte. Es pronto aún para pensar en una estrategia de Legislativas. Antes habrá que pasar por el tamiz de las europeas de Mayo de 2014. Pero el tiempo corre rápido y el líder “tory” sabe que muchos de sus conciudadanos acudirán a la Polling Station (el colegio electoral) dispuestos a votar con el corazón y con la piel, más que con la reflexión sosegada.

Guiños al sector más conservador

Cameron lleva tiempo haciendo guiños al sector más derechista del electorado conservador en un asunto especialmente sensible como la política migratoria. El último capítulo que ha ensanchado la brecha entre el premier británico y su segundo, el liberal demócrata Clegg, ha sido el proyecto que el Gobierno guarda bajo llave relativo a las nuevas políticas de inmigración y que alguien ha decidido filtrar, provocando una colosal tormenta entre los socios del Ejecutivo de las islas. Ya se sabía que el Gobierno quería restringir los beneficios de los ciudadanos de Rumanía y Bulgaria una vez que accedan a todos los derechos a partir del próximo 1 de Enero e intenten buscarse un provenir en las islas. De lo que se trata ahora es de reducir el número de comunitarios de los más de ciento ochenta mil actuales a menos de la mitad.

Chocando con el espíritu de los tratados de la Unión Europea

Lo asombroso del proyecto es que la medida afectaría a trabajadores de países de la Unión con la mejor salud económica, como Alemania, Holanda o Austria, que sólo podrían entrar en Gran Bretaña previa oferta de empleo. Los menos preparados, obviamente, correrían el riesgo de llevarse un portazo en la nariz que acabaría con sus aspiraciones. Se trata, pues, de una idea que choca con el espíritu de los tratados de la Unión que el Reino Unido ha suscrito como miembro de pleno derecho. Porque lo que pretende el borrador es alterar un derecho como el de la libertad de movimiento, algo que sólo sería posible mediante la modificación consensuada del acervo comunitario. El propio ultranacionalista Farge ha cuestionado la comicidad que según él tiene la propuesta, al tratarse de ciudadanos de estados miembros de la Unión Europea con derechos inalterables. Las valoraciones del líder de UKIP, que sólo mira más allá de sus fronteras, ponen de manifiesto que David Cameron se ha pasado de frenada y que parece tener las memorias de Benjamin Disraeli y su teoría del espléndido aislamiento como libro de cabecera.

Ángel Gonzalo, Redactor Jefe Internacional de Onda Cero.