Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :
¡Qué fuerte!

Cuesta de enero, más cuesta que nunca

Diciembre 29, 2010

No hemos acabado el año, no ha empezado el nuevo y estamos temblando sólo de pensar en la que se nos avecina. La cuesta de enero, este año, va a ser más empinada que nunca. Zapatero empezó negando una crisis más que evidente y ahora ha llegado a reconocer que todavía nos quedan cinco años para salir de ella. ¿Qué fue de los brotes verdes y de la recesión? Cómo vamos a salir, eso ya es cosa nuestra, de los curritos de a pie, de la gente llana, normal y de los humildes trabajadores.

Es buena la que nos espera: la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos ha aprobado una subida media del 3,9% para la Tarifa de último recurso del gas natural en enero. A este incremento se suma la subida del 9,8% del recibo de la luz en este mismo mes. Este encarecimiento de la electricidad afecta a unos 17 millones de hogares. El Gobierno, como no, lo justifica, con la subida del crudo, las ayudas al carbón, el consumo invernal y la devaluación del euro y José Blanco, como siempre, le echa la culpa al PP.

Pero no queda aquí la cosa porque, haga lo que haga, no podrá ahorrarse un céntimo. Si se queda en casa le saldrá caro, pero si decide salir, también, porque la Comisión Delegada para Asuntos Económicos del Gobierno ha aprobado que Renfe suba un 2,3% los billetes del AVE y un 3,1% los Cercanías y Media Distancia. En definitiva, suben tanto o más que el IPC. El único consuelo es que esta subida no afectará al nuevo AVE Madrid-Valencia. Pero no crean que es una concesión o un favor, no, tiene truco, y es que el precio de este nuevo AVE ya incluye la prevista subida. También ha subido el gasóleo y los precios de los productos típicos navideños.

Siempre pagan los mismos

Sea como sea, al final, el marrón siempre recae en los mismos, por un lado pagando más por todo y por otro lado quitándonos lo que pueden ya que el Ministerio de Fomento ha decidido ahorrar un 22% en los costes de construcción de nuevas infraestructuras, unos 4.700 millones de euros. Esas nuevas construcciones que, se supone, son para el bien del ciudadano, para nuestro desarrollo y comodidad. Tendrían que darse una vuelta por algunos pueblos de España y ver las carreteras tercermundistas, inaccesibles en cuanto caen cuatro gotas e impracticables para las alturas de vida y de siglo en el que estamos.

Con la cantidad de dinero que se han gastado en obras absurdas del plan E, donde han levantado aceras sin necesidad porque había que gastar y justificar el dinero en un plazo obligatorio, por ejemplo. A ver si se aplican también el ahorro a ellos mismos, que falta les hace y no gastan tanto en viajes, comidas, coches o fiestas, como han hecho los del Fondo Monetario Internacional, la Institución que más austeridad reclama y que no predica con el ejemplo.

El mal ejemplo del FMI

Piden que nos abrochemos el cinturón mientras ellos celebran la Navidad con una fiesta a la que han asistido dos mil personas, que ocupaba tres plantas de dos edificios en las que había una banda de música, una discoteca árabe-techno con DJ, un karaoke, una orquesta Big Band tipo años treinta, una banda caribeña y otras dos discotecas, una con sonidos retro y otra más techno. Esto en cuanto a música. Para comer había un restaurante turco, otro francés, uno italiano, dos asiáticos, varias barras especializadas en postres, cafés, cervezas, vinos y cocktails. Independientemente de lo que esto haya costado, que ha sido una pasta, lo peor es la imagen que han dado cuando son ellos los que advierten al resto del mundo de los peligros pavorosos del gasto público desaforado, Y encima hacen esta juerga justo cuando el FMI acaba de recibir enormes cantidades de dinero de los Gobiernos para combatir la crisis mundial.

 

Así que, cuando lleguen las facturas de la luz, el gas, vaya a poner gasolina a su coche, conduzca por carreteras tercermundistas, suba el Euríbor y pague más por su hipoteca o por su contrato de alquiler, por la bombona de butano, vuelva a subir el IVA, le quiten los 400 euros si está parado, tenga un hijo y no reciba ya la ayuda del cheque bebé y se produzca un aumento generalizado de los precios, no piense en Zapatero ni en los miembros del FMI si no quiere ponerse enfermo porque el año que viene todo será un poco más caro, sobre todo para funcionarios, pensionistas, parados sin derecho a prestación contributiva y para todos en general.

 
A pesar de todo, Feliz 2011.

Rosana Güiza