Menú Portada
Atando cabos

Cuarentena parlamentaria

Diciembre 14, 2011

Los herederos de Batasuna, Amaiur, es una formación política completamente legal y elegida de forma democrática. Esto es una evidencia. Aceptada por las circunstancias. Y por la sencilla razón de que el resto de las formaciones democráticas, incluido el PP y el PSOE, han interiorizado que es la mejor manera, aunque algunos sigan teniendo dudas, de seguir por el camino de la derrota definitiva de ETA.

Aunque parezca contradictorio, aunque algunos tengan que colocarse una venda en los ojos o taparse la nariz, lo cierto es que cuanto más tiempo pasa más se interioriza que ETA no dará marcha atrás. Por eso están en el Congreso. Porque saben que cualquier atisbo, por menor que sea, de volver a lo que ellos llaman “lucha armada” acabaría expulsándoles ipso facto de la Cámara. Se acabaría todo de forma urgente.

Pero sin están de forma legal debe ser con todas las consecuencias y aceptando todas las normas. Y con la Ley en la mano, los herederos de Batasuna, los nuevos diputados de Amaiur no pueden obtener grupo parlamentario.

Así lo establece el Reglamento de la Cámara su artículo 23 del Título II: “Los Diputados, en número no inferior a quince, podrán constituirse en Grupo Parlamentario. Podrán también constituirse en Grupo Parlamentario los Diputados de una o varias formaciones políticas que, aun sin reunir dicho mínimo, hubieren obtenido un número de escaños no inferior a cinco y, al menos, el 15% de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el 5% de los emitidos en el conjunto de la Nación. Dicho artículo añade que “en ningún caso pueden constituir Grupo Parlamentario separado Diputados que pertenezcan a un mismo partido. Tampoco podrán formar Grupo Parlamentario separado los Diputados que, al tiempo de las elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado”.

 
Maniobra para vulnerar el Reglamento

Esto es lo que dice la Ley. Otra cosa  es lo que argumenten los servicios jurídicos de la Cámara y la decisión final de la Mesa del Congreso. En el caso de Amaiur, los herederos de Batasuna, no se han presentado en todo el territorio nacional sino en dos circunscripciones, País Vasco y Navarra. En el País Vasco sí han conseguido el 15%, pero en Navarra apenas llegan al 4%. Es decir, no les corresponde grupo parlamentario. Sabiendo esto, han sido los propios diputados de Amaiur los que utilizaron una “triquiñuela parlamentaria” el día de la constitución de las Cámaras. No se presentó el diputado número siete. El de Navarra. Esta maniobra tendrá que estudiarla la Mesa del Congreso a sabiendas de que la intención de Amaiur era vulnerar el Reglamento.

Aún con los informes jurídicos, la decisión final será política. Y en este terreno tanto el PP como el PSOE deberían de aplicar algo en lo que estaban de acuerdo el lendakari Patxi López y el presidente del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti. Una cuarentena para Batasuna. En este caso cuarentena parlamentaria para Amaiur. Que lo sigan demostrando. Todavía no han hecho los deberes. Pueden tener “derecho a los mismos derechos”, pero no más. Lo de tener grupo propio, o lo que es lo mismo, el doble de privilegios, el doble de tiempo de intervención, la potestad para interpelar directamente al Presidente del Gobierno, y sobre todo, la capacidad para acceder a la Comisión de secretos oficiales. Todo eso, puede esperar. Y permanecer en cuarentena parlamentaria.    

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio