Menú Portada
Mensaje en una botella

Cristiano y Messi han acabado con la crisis

Abril 26, 2012

Un portugués y un argentino muy bien pagados han acabado con la crisis. Durante seis horas, pero han acabado con la crisis. Este martes y este miércoles, España quedó anestesiada durante seis horas: las que duraron los partidos de semifinal de la Champions, junto con sus minutos previos y posteriores de retransmisión. Fueron seis horas de una profunda anestesia y de un inmenso bienestar. Durante unas horas, la mayoría de los habitantes de esta vasta piel de toro creyó vivir en un lugar parecido al paraíso.

Cristiano Ronaldo y Leo Messi, al frente de los gladiadores de Madrid y Barça, se arrojaron a la arena del Coliseo para defenderse de las acometidas de sus semejantes de Bayern y Chelsea. El pueblo jaleaba a los valientes guerreros que libraban una batalla feroz frente a los oponentes de su rival, sabedores de que sólo podía quedar uno de los dos contendientes. El combate se libraba cuando caía la noche, a esa hora que parece anunciar el final de la luz para los vencidos.

El primer enfrentamiento de gladiadores fue en el anfiteatro del Camp Nou, donde Leo Messi blandió su espada a  diestro y siniestro. Pero sin éxito. El enemigo resistió hasta la extenuación y César proclamó vencedor al adversario. El Chelsea supo mantenerse en pie a pesar de las heridas que le fueron infligidas y logró derrotar al Barça, que dobló sus rodillas cayendo con honra.

El segundo enfrentamiento de gladiadores fue en el anfiteatro del Santiago Bernabéu, donde Cristiano Ronaldo también blandió su espada pero tampoco supo hacerlo con acierto. Fue derrotado en buena lid. El enemigo supo pelear hasta lograr la victoria frente al Madrid, que acabó arrodillado después de exhalar su último estertor.

Que nos quiten lo bailáo

Luego vino el jueves, que trajo otras tres horas extra de anestesia y bienestar con el Valencia-Atlético y el Athletic-Sporting. Y este fin de semana, vendrán unas cuantas más con la Liga en juego. El silencio en las noches de fútbol vuelve a ser la prueba de que este país se olvida del dolor, especialmente cuando salen a la arena los gladiadores de blanco y de blaugrana.

Hoy todo sigue igual. El paro, la Bolsa, la prima de riesgo y el resto de desgracias que conforman la crisis siguen igual. Pero esas seis horas no nos las quita nadie. Que nos quiten lo bailáo. El pan y circo que permitía a los emperadores romanos que el pueblo olvidara sus problemas ha mutado en este pan y fútbol que presta idéntico servicio a los gobernantes españoles.

Después del fútbol europeo de clubes, vendrá la Eurocopa. No hace falta recordar cómo hinchamos el pecho hace cuatro años, cuando Torres dio a España el Campeonato de Europa. Y después de la Eurocopa, vendrá el Mundial. Tampoco hace falta recordar cómo nos vinimos arriba hace dos años, cuando Iniesta dio a la selección nacional el Campeonato del Mundo. Pan y fútbol van bien contra la crisis. Es una pena que cuando acaba el partido de fútbol tengamos que volver a pensar en cómo conseguir el pan. Cristiano y Messi no tienen ese problema.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero