Menú Portada
No me moverán

Crecimiento 2014: ¿1% PIB o más?

Octubre 28, 2013

Jueves pasado, TVE la Noche en 24 horas. Opino que en 2014 el PIB español crecerá más del 1%. Es decir que con la nueva Reforma Laboral, a pesar de haberse quedado corta, se creará empleo. El presentador dice: ¡Acabas de dar un titular! le recuerdo que el Gobierno en los Presupuestos del Estado han corregido al alza sus previsiones pronosticando un 0.7% de aumento. Un Gobierno que es prudente en sus pronósticos para que no le acusen de ver “brotes verdes”. Una expresión que Rodriguez Zapatero gafó.

Pero la sorpresa no acaba ahí. Otro de los contertulios lee el cambio de opinión sobre nuestro país en la prensa internacional. Ha pasado del peligro del rescate a la esperanza de la recuperación. Un economista alemán pronostica un aumento del 1,4% para el año que viene. Algunos del plató me apoyan. Otro se queja de que la crisis está golpeando a los más débiles y el Gobierno no hace nada.

La euforia de los extranjeros sobre nuestra economía es, incluso, superior a la mía. Pero hay que dejar las cosas claras. El Gobierno ha hecho dos cosas aceptables, otras dudosas y ha pecado de omisión en otros campos. El crecimiento se dará por el esfuerzo de empresarios y trabajadores, que se apoyan en las primeras, a pesar de las segundas y terceras.

Las buenas decisiones del Gobierno

Las buenas decisiones del Gobierno han sido la Reforma laboral y la Bancaria. Gracias a la primera, empresas y trabajadores han adaptado sus formas de producción al mercado global y crece su competitividad. España ha aumentado su exportación. Sus salarios han descendido. Como también han bajado los precios de los activos mobiliarios e inmobiliarios, debido a la crisis y al saneamiento bancario.

Mientras la Reserva federal, el Banco de Japón y el BCE mantengan los estímulos monetarios a la economía, los inversores tendrán dinero disponible y buscarán donde invertirlo. Los países emergentes muestran signos de agotamiento. Por tanto está saliendo liquidez de ellos. Liquidez que va a parar a Europa y, dentro de ella, a su cuarta economía: España; que está barata y, por tanto, tiene recorrido de rentabilidad. De ahí que el IBE35 suba hasta los 10.000 puntos y los fondos de inversión inmobiliarios extranjeros se acerquen con avidez. El aumento de la confianza en la economía española reduce la Prima de Riesgo que está en 240 puntos.

Los riesgos

Pero entre las cosas que no están resueltas se encuentra la Reforma de la Administración Pública, que no ha reducido gastos de manera suficiente, a pesar de que los empleados públicos han descendido en más de 300.000 durante la crisis. Por eso se endeuda. La deuda pública española está sobre el 100% del PIB. Un billón de euros. Si el tipo de interés es del 4,5% de media, suponen 45.000 millones de gasto público por este concepto. Un peso insoportable para el presupuesto.

Además, este endeudamiento impide bajar los impuestos, una de las formas de animar el consumo. Así que la falta de reducción de gastos públicos es el riesgo más importante para el crecimiento. El CORA (Comisión para la Reforma de la Administración) es el instrumento del Gobierno para ello. Pero es un conjunto de medidas superpuestas. No un plan sistemático para abordar la Reforma de la Administración. A esa dificultad hay que añadir el problema político con la Generalitat catalana.

En resumen, España tiene ante si un buen año si lo políticos hacen bien su trabajo. Si gestionan bien lo que administran y se llegan a acuerdos que conjuren los riesgos institucionales.

PD. En septiembre quedamos emplazados, en Extraconfidencial, para comprobar si el registro de desempleados en los Servicios Públicos de Empleo indicaban definitivamente el cambio económico de España. Quedan pocos días para saber el resultado. Recuerden si el paro crece sobre 100.000 personas, o más, las noticias positivas habrán sido un espejismo; si crece en menos de 60.000 será una señal inequívoca de que la recuperación está en marcha. Si está en medio de esas cifras seguiremos en la duda. Lo veremos en esta columna.

J. R. Pin Arboledas, Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid