Menú Portada
A renglón seguido

CR7: ¡Más madeira, esto es la guerra!

Septiembre 11, 2012

Ni el mismísimo Rubén Darío habría podido aventurar el alcance de su obra, mutando hasta: El “princés” de Mou está triste, ¿qué tendrá el “princés”? Desde hace unos días hemos conocido a través de los medios, no del albero sino de prensa, que uno de los cristianos más populares de la creación no se encuentra muy católico. “Como ya habrá adivinado la señora y el señor” (“La Mandrágora”), me estoy refiriendo a uno de los galácticos más terrestre, -él mismo no ha reparado en ello, ni se lo han susurrado al oído- y lleva por nombre de pila Ronaldo.

Afligido, apesadumbrado, melancólico… son algunas de las acepciones que nos sugiere nuestro mejor vademécum del saber a la hora de definir el concepto de tristeza, que, como se observa, actúa de forma   caprichosa, instalándose en cualquier homo-bicho sapiens viviente; no importa su condición social, raza o tamaño. No obstante, resulta llamativo que el caballero lusitano –Funchalense-, sea proclive a esos altibajos en su estado de ánimo, máxime cuando más de uno quisiera ser hasta  su propia bolsa de residuos, porque ya se sabe que… a los ricos, por sus sobras les reconoceréis.

Conflicto identitario</p>

Parece que el portugués tiene un conflicto identitario consigo mismo; no soporta que él gire dentro del Universo –al uso y costumbre de las leyes del cosmos-, y no a la manera inquisitiva de los tiempos de Galileo –todo da vueltas en torno a mí-, considerándose imbuido de una extraña fuerza centrípeta que le engulle. Diríase que “el futebol soy yo”; el astro rey da bola; al más puro estilo galo –sin gola- del Rey Sol: L’état c’est moi; ¡Más Madeira, esto es la guerra!

No parece que la humildad forme parte de la uniformidad de su lenguaje deportivo. Hace unos días comparecía, junto  con  Messi e Iniesta, para ser elegido  por  la  UEFA como   mejor  jugador de Europa 2012, y  para su sorpresa, ¡claro!, fue El Jinete Pálido Andrés -si bien el que empalideció fue el luso-, el ganador de la convocatoria. ¿Se imaginan ustedes los retortijones de su orgullo en ese momento?; pues yo también. CR7es O cangaceiro del área; irrogador, arrogante, y rogador ante Deus para ganhar con su jogo bonito salpicado de folhas secas.
 
Par de empeines de salón,
y un tercero de cabello
Con aquéllos fija el balón,
y con la gomina el pelo
 No es portugalujo
de Portugalete
De Portugal… lujo
 sí; por tus goletes
Juantorena
 sobre el prado,
 tez morena,
 y enfado
 
Paco de Domingo