Menú Portada
A renglón seguido

Cospedal en Defensa… del Yak: ´62´

Enero 17, 2017
cospedal yak

El metrónomo de la actualidad no se detiene, y en la trituradora del día a día se acompasan los diferentes acontecimientos que conforman la epidermis de lo cotidiano. La capa más reciente sustituye a la anterior; o la complementa, como en el caso del cesado, dimitido, relevado Federico “el chico”… murciano que deslizándose por las crines del ¡Yo, no he sido!, toma tierra a los pies de los caballos, que cocean con plantares almohadillas la arrogancia y altivez de su ex-señoría.

El Consejo de Estado, por unanimidad, defiende la acusación de responsabilidad del Ministerio de Defensa en el accidente del YaK42. El informe del consultivo sanedrín data del mes de Octubre, y como el Ejecutivo estaba en funciones, no divulgó el contenido del mismo. Hasta que la información periodística perforó la estanqueidad del tejido de la ocultación del aerostático Gobierno.

En el léxico emocional del sub-señor, ex-Ministro, no encaja la palabra perdón. ¡Qué mala consejera es la soberbia! Aunque tan sólo fuera por lo de Bosé: Miééénteeeme y di… Ni siquiera por los errores de identificación de los cadáveres, como cuando en un paritorio te dan el cambiazo del jato por liebre. Desde la esfera de Trillo se recomendó a las familias de las víctimas que fueran al psiquiatra. Al parecer eran profundos expertos en etiología y nosología de sus semejantes.

La figura del perdón

El ´arcangelino´ Rafael, ministro de Justicia, entiende que la figura del perdón sólo tiene cabida cuando queda suficientemente acreditada, judicialmente, la comisión de alguna infraccióncivil o penal” que lesione los derechos de algún semejante. Un ejercicio de menosprecio hacia el uso y la costumbre de la propensión del bien nacido a pedirlo. ¡Vaya cruz!: “Perdónalos, aunque sí sepan lo que hacen”.

¿Será que Catalá pretende que los dolientes ofendidos perdonen a los ofensores civiles y militares que dieron el plácet para la contratación de la aeronave? Al ministro de Justicia, ´Moralidad´ y ´Conciencia´ le consta que Trillo “ha sufrido mucho”. Puestos sobre la balanza de la invidente figura a la que representa los padecimientos de las dos partes –civil y ministral-, ¿De qué lado se decantaría el platillo? ¿Acaso le queda algún género masculino o femenino de duda?

Nuestro canciller Brey, que sigue de buena mañana las indicaciones musicales del Chiringuito de Jugones (“Vive deportivamente”…), adujo que esto está “sustanciado judicialmente”, que es un caso de hace “muchísimos años”. Una vez más nuestro fondista pedestre hace una desproporcionada evaluación del tiempo, de los tiempos y de las formas.

El accidente tuvo lugar en 2003. Un ser humano con 13 años ¿tiene muchísimos años y, si es así, estaría ya jubilado –con o sin pensión-? ¿Qué opinará de su propia edad… que no da paso a las juventudes de su partido? ¿Y de los doce a los que aspiraría en la presidencia? ¿Y del incombustible Matusalén? ¿Y de las viejas tos u orilla del mar tan anacrónicas ellas?

Cospedal, con el comienzo de las rebajas, se ha envuelto en un juego de paños calientes, comprometiéndose a inaugurar, o reabrir, la investigación de los telares de los hechos, una vez atendidas las familias de las víctimas en el megalítico edificio de Defensa… del Yak ´62´. De los que tuvieron lugar, y de las luctuosas milongas exculpatorias que colocaron sobre la escápula de los sentimientos de los allegados y amigos de los estrellados.

A Dolores se le puede levantar el de cabeza por verse metida en coplas dada su benignidad al recibir a los familiares, contraviniendo la tradicional política de mirar para otro lado de los diferentes ministros de Defensa. La doña ha tenido maña al entrevistarse con los allegados de los militares fallecidos, que tendrían que haber aterrizado en Zaragoza, y que acabaron tomando tierra fuera de nuestras fronteras.

Del abogado –Trillo-, pero es cuña de la misma madera, el consejo, y por si acaso el de Ministros del viernes lo ha relevado como Embajador. El ´dimitado´ desea regresar como Letrado Mayor al mismo estamento que le ha incluido en el testamento de la responsabilidad. El ´cesido´ aspira a entrar por la puerta grande del Consejo de Estado habiendo salido por la de atrás de la Embajada.

¡Aquíétese criatura!, el futuro descansa en los altares, usted que los frecuenta, de la incertidumbre.

Paco de Domingo