Menú Portada
No me moverán

¿Corrompe la Banca a la política?

Enero 2, 2012

El título del documental sobre el origen de la crisis, Inside Job, tiene difícil traducción. Es algo así como: el trabajo desde dentro. Pero, independientemente de esa traducción, lo importante es lo que acaban diciendo sus autores: los responsables de la crisis económica, los CEOs de las empresas financieras, los asesores del gobierno americano, los eminentes profesores de economía que aconsejaron a Gobiernos y Empresas se han ido a su casa con enormes cantidades de dinero.

El final del documento dice así: “Por décadas, el sistema financiero americano fue estable y sano, pero entonces algo cambió. La industria financieracorrompió el sistema político…”. La consecuencia fue la crisis económica, la pérdida de empleo y de ahorros de muchas personas, mientras los principales actores se retiran ricos.

El sistema financiero, ¿corrompe el sistema político?

¿Es así también en España? Acabamos de conocer que los gestores de los bancos financiados por el FROB, el dinero de todos los españoles, cobran cantidades millonarias (en euros). Algunos, incluso, se han negado a publicar sus emolumentos a pesar de la orden del Banco de España. Es verdad que en determinadas Cajas de Ahorro se han rechazado indemnizaciones y jubilaciones astronómicas. Pero, salvo excepcionales renuncias, muchos de estos litigios acabarán en los tribunales y no está claro que los ex-gestores los pierdan.

Algo huele a podrido en el sector financiero. Un sector en el que, por cierto, está pendiente una Reforma según afirma el gobierno del PP. Un sector que no está cumpliendo con la misión que la sociedad le tiene encomendada: ser el intermediario entre sus clientes de pasivo, asegurar y retribuir sus ahorros, y sus clientes de activo, los consumidores de crédito. Crédito que no están dando. La pregunta a hacerse es: ¿si para ejercer esa labor se exige una autorización administrativa y no se cumple la función para la que se le autoriza, por qué no se le quita la autorización?

¿Cumple la Banca con su función de intermediación en el crédito?

Como no se puede vivir sin Banca, no se trata de cerrar la que hay, pero si se pueden cambiar los gestores, los banqueros, que son a los que, en realidad, se autoriza para ejercer la profesión financiera. Pero como estamos viendo, eso sólo se hace cuando el caso es flagrante, con quiebras, cuando debería hacerse simplemente por no hacer su trabajo de intermediación.

¿Cuál es el poder de la Banca, o los banqueros, que mantiene su privilegio oligopolista sin cumplir lo que tendría que hacer? El crédito es necesario para el desarrollo de una economía moderna. Sin crédito no hay trabajo, se genera desempleo. 

¿Deberíamos concluir con Insade Job que la Banca corrompe al poder político? No se trata de una corrupción penalizable legalmente, más parece conceptual. Si la Banca, o los banqueros, quieren mantener su estatus deberían responder a esta inquietud; deberían agilizar el crédito con profesionalidad. Si no lo hacen corren riesgos. Luego que no digan que no se les avisó.

J.R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Titular de la Cátedra de Gobierno y Liderazgo en la Administración Pública.