Menú Portada
Mensaje en una botella

Conjunciones planetarias

Octubre 4, 2012

No se veía nada igual desde la conjunción planetaria vaticinada por Leire Pajín en junio de 2009. La entonces secretaria de Organización del PSOE anunció un “acontecimiento histórico en nuestro planeta”, refiriéndose a “la coincidencia de dos liderazgos progresistas a ambos lados del Atlántico: la presidencia de Obama en Estados Unidos y la presidencia de Zapatero en la Unión Europea”. La dirigente socialista hacía este vaticinio durante un desayuno informativo de Europa Press, en el que algunos asistentes corrieron peligro de corte de digestión ante la magnitud del anuncio. No todos los días se conoce una profecía galáctica de tamaña importancia.

Hecho el vaticinio, Pajín debió de desayunar fuerte para que la cascada de reacciones a sus palabras no le pillara con el estómago vacío. Hizo bien. El carrusel de opiniones sobre aquel vaticinio convirtió a la número tres del PSOE en la comidilla de todas las tertulias. Lo ocurrido entonces demuestra dos cosas: el desayuno es la comida más importante del día y las profecías surgen en el lugar menos pensado.

Ahora ha vuelto a ocurrir. Pero esta vez ha sido un astrólogo y lo ha hecho en una página web. Jesús Gabriel augura una conjunción adecuada de los planetas para que la independencia de Cataluña se produzca en el año 2020, después de un referéndum que se celebrará en 2014. El anuncio de esta conjunción planetaria ha desatado reacciones a tutiplén. No se habla de otra cosa.   

98.000 cartulinas 

Coincidiendo con el vaticinio, ha comenzado a circular por Twitter un mensaje en el que se recuerda que Santiago Carrillo dijo que Cataluña sería independiente pero que él no llegaría a verlo. El mensaje recuerda que el dirigente de CIU Ramón Trias Fargas vaticinó que Cataluña se separaría de España cuando los catalanes se sintieran “asfixiados financieramente” y que el doctor Josep Trueta auguró que la secesión se produciría “cuando el Camp Nou clamase independencia”. El mensaje concluye: “Bien, Carrillo ha muerto, ya estamos asfixiados financieramente y el Camp Nou ha hablado. ¡Ya podemos ser independientes!”

La última palabra, pues, la tiene el Camp Nou. Y este domingo, aprovechando que se disputa el Clásico entre Barcelona y Real Madrid, ocurrirá algo que puede hablar por sí mismo. El estadio culé va a convertirse en una gigantesca senyera. El Barça ha decidido cambiar la habitual decoración azulgrana de las gradas por otras 98.000 cartulinas con los colores de la bandera catalana.

En medio de la marea independentista, el mensaje parece claro. Otra cosa es que consiga un fin político. Pero, si hacemos caso a Jesús Gabriel, quedan ocho años para la consecución de la independencia. De momento será mejor preocuparse por la consecución de la Liga, que este año puede tener color azulgrana si el Barça gana el domingo al Madrid. ¿De qué dependerá? Está claro: de la conjunción planetaria.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero