Menú Portada
¡Qué fuerte!

Con mi dinero tampoco

Septiembre 9, 2011

Esta semana, el Ministerio de Sanidad y Política Social ha otorgado una subvención de casi medio millón de euros a varias organizaciones gays. Dichas entidades son, justo, las que protestaron y se manifestaron en la visita del Papa a Madrid el pasado mes de agosto. Uno de los lemas de estos gays “anti-papa” era “no con mi dinero”, oponiéndose así a la supuesta financiación con dinero público de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Jornadas que, por cierto, sirvieron para que el sector de los servicios recibiera una gran cantidad de ingresos, además de una fantástica publicidad a nivel mundial de España que ha repercutido y lo hará durante bastante tiempo a favor del sector turístico español.

¿Dónde estaban antes?

Durante esos días en los que unos daban la imagen de guays, abroncando con sus rastas y sus piercing y otros aguantaban el chaparrón, se defendían y rezaban, me preguntaba dónde estaban esos laicos cuando otros jefes de estado han visitado nuestro país y también han sido atendidos y financiados con dinero público. ¿En qué se diferencia el Papa de Hugo Chávez? Pues que uno es un dictador asqueroso al que nadie quiere y el otro es una gran figura humana con grandes valores de los que aprender, que tiene millones de seguidores en el mundo. Puede que ahí esté la respuesta. El caso es que, esos que se quejaban por no querer financiar con su dinero una visita de Estado ahora reciben del mismo Estado una subvención medio millonaria para sus cosas. Pues les voy a decir una cosa; “no con mi dinero”.

Las subvenciones de Leire Pajín

La señora Pajín es otra que va de guay otorgando, así porque sí, nuestra pasta a quien a ella le parece. Curiosamente, a la Cruz Roja ha dado la mitad de dinero que a esas entidades gays. Pero esto no es lo peor, lo peor es que con la cantidad de recortes que vamos a sufrir en sanidad, ella se dedica a ir dando dinero a los que quiere que sean sus amiguitos; a cuatro chupópteros que llevan estas organizaciones y que lo administran como a ellos les viene en gana. Si es para enfermos de SIDA, me parece perfecto pero, yo también padezco una enfermedad que me cuesta un dinero en tratamientos y nadie me subvenciona nada. Mi vecina también tiene un cáncer y tiene sus gastos y nadie le da un duro para ayudarla.

Es indignante que los que gritaban “no con mi dinero” ahora se lo estén llevando calentito. Para colmo, mientras se avecinan más recortes de los anunciados, los políticos van y sacan a la luz su patrimonio, para calentar más si cabe el ambiente. Pues yo también grito “no con mi dinero”: no más gastos en coches oficiales, comidas, sueldos vitalicios, diputaciones o consejerías que podrían estar centralizadas. “No con mi dinero” para pagar a los liberados sindicales que no hacen más que vivir del cuento a nuestra costa. Tampoco es necesario el despilfarro en televisiones autonómicas con dos canales. Con estas y unas cuantas medidas más, se les quitaría el lazo al cuello a los de siempre. Por cierto, el 80% de mis amigos gays a los que he preguntado tampoco está de acuerdo con esa subvención de la que sólo chupan cuatro.  

Rosana Güiza

rosanagüiza@extraconfidencial.com