Menú Portada
Otras opiniones

Con la salud no se juega

Marzo 15, 2010

¿Sabían ustedes que a excepción de los antibióticos, no hay un solo medicamento que se pueda adquirir en las farmacias que cure una sola enfermedad?

Estamos en manos de monopolios y grandes compañías farmacéuticas que nos atiborran a medicamentos con el único fin de lucrarse a costa de nuestra salud. Todo es mentira y somos objeto de una gran estafa que no sirve para nada. Cada año mueren en los hospitales 400.000 enfermos en presencia de médicos que siguen a pies juntillas protocolos de actuación que no sirven de nada y que aprendieron en una Universidad corrupta al servicio de intereses creados por las propias compañías farmacéuticas. ¿Quién o quienes han descubierto la cura para alguna enfermedad? ¿Cuántos catedráticos vitalicios de estas universidades han realizado algún descubrimiento que permita curar alguna enfermedad? Ninguno.

El cuerpo humano tiene la capacidad de curarse por sí sólo sin necesidad de consumir tóxicos que únicamente tienen poderes paliativos. Hipócrates lo sabía muy bien. La medicina convencional oculta los síntomas en forma anestésica con medicamentos llenos de efectos secundarios y contradicciones.

Mejorar las condiciones de vida

La expectativa de vida no ha aumentado gracias a estos venenos sino a otros factores mucho más importantes. Entre ellos se encuentra la higiene personal y de los alimentos que consumimos, la mejora de nuestras condiciones de vida. La gestión de nuestra salud no debe dejarse en manos de esos médicos anticuados para los que no somos más que un caso más idéntico al anterior. La gran mayoría de ellos carecen de conocimientos holísticos. El ser humano es un todo compuesto por el físico, la psiquis y la parte espiritual. Es inconcebible separarle en compartimentos y no ser capaz de integrar todo su ser en su totalidad respetando además su individualidad. La mayoría de estos médicos tradicionales desconocen la importancia que un desajuste energético o un impacto emocional puede tener en la salud de la personas.

¿Cuántos enfermos de cáncer se han curado con radioterapia o quimioterapia ó cirugía? Lamentablemente pocos. Hoy muere de cáncer más gente que hace 50 años porque no existe ni un solo ensayo clínico que demuestre que estos tratamientos  que se aplican tradicionalmente lo curen. Sin embargo se ignora por la mayoría de la gente que inyecciones de muérdago y otros tratamientos alternativos sí están apoyados por trabajos clínicos en el tratamiento y curación del cáncer. Lamentablemente no interesa a las revistas científicas publicar estos estudios puesto que la mayoría son editadas por sociedades participadas por compañías farmacéuticas.

Desde el ministerio de Salud y Consumo, Agencias del medicamento, y organismos oficiales se imponen los criterios que marcan las grandes compañías farmacéuticas que ven en las enfermedades grandes negocios. ¿Saben ustedes los grandes regalos que los laboratorios hacen a los médicos para que receten tales o cuales medicamentos? Se nos trata como cobayas, no hay diferencias.

Desde hace once años defiendo a varios médicos homeópatas que han sido imputados por delitos de lesiones y estafa en denuncias teledirigidas por las grandes mafias medicamentosas farmacéuticas. La realidad de lo acontecido es que estos médicos decidieron prescribir según la libertad que supuestamente les concedía su juramento hipocrático, medicinas naturales y otras convencionales en las dosis adecuadas para cada enfermo. Les voy a poner un ejemplo para que me entiendan: Si yo voy a una farmacia a comparar ácido acetil salicílico me venden aspirinas con total seguridad sin atender a si la dosis es conveniente o no a mis circunstancias y sin atender a que las dosis ya preparadas e iguales para todos, para algunos pueden ser letales. Si encima ese día yo compro en la farmacia además de aspirinas, tila para hacerme una infusión no hay problema ¿verdad? Por eso no voy a la cárcel.

 Pues bien imaginen el dislate que han tenido que sufrir estos pobres médicos a los que hago referencia y que han sido imputados es el siguiente; Entendían que cada enfermo requería de unas dosis de aspirina diferentes en atención a su peso, su dolor de cabeza particular, y sus circunstancias. Por este motivo formulaban una dosis individualizada para cada paciente compuesta de una micro dosis de aspirina (ácido acetil) escandalosamente inferior a la adquirida en farmacias. En ocasiones dichos médicos interpretaban que el cuadro de enfermedad del paciente tenía que ver con una situación de ansiedad entonces les recetaban tila dentro del compuesto magistral.

Resultado: Todos estos médicos fueron detenidos y esposados por las autoridades y tratados mucho peor que los  asesinos de Marta del Castillo. Han pasado ya once años y aún no se les ha juzgado.

Ya pueden imaginar quienes estaban detrás de dichas denuncias. Las grandes multinacionales no tienen intereses en descubrir medicamentos que curen puesto que entonces dejarían de tener un negocio rentable.

Debemos aprender a ser libres y tener capacidad de crítica y de elección. Deberíamos ser más curiosos y acceder más a otras informaciones alejadas de los dogmas y tradiciones. No todo lo que se lee o escucha es verdad. Todo lo que les cuento es verdad…o puede que no….

Teresa Bueyes