Menú Portada
Entre alfileres

Cómo vestir entre los pasos de Semana Santa

Abril 14, 2014

Si esta Semana Santa has decidido “procesionar” tras los pasos, tranquila, no lo vas a hacer sola. Te acompañarán cientos, miles, millones de peregrinos y una humilde servidora. Esta semana seré tu coach para que no desentones en estos días de Pasión.

Nada de colores chillones ni de ropa informal. Se conmemora la Pasión y Muerte de Jesucristo por lo que el luto es la tónica más adecuada: traje y corbata negra combinada con camisa blanca para ellos y ellas, depende de tu ubicación en la procesión.

Dentro de la procesión

Nos encontramos con Las Damas de Mantilla. Si sitúan inmediatamente detrás de los pasos y son fáciles de distinguir porque lucen un luto riguroso: abrigo, vestido o falda, medias (nada de tupidas, negras y de cristal), zapatos y guantes (de rejilla) negros, mantilla y peineta. Nada de joyas, el anillo de casada y unos discretos pendientes, junto a un rosario (en las manos).

El encaje está bien pero no para todo el vestido. Lo ideal sería manga francesa o larga, dependiendo del tiempo. En cuanto a la tela, mejor si es terciopelo, crep o muaré.

Fuera de la procesión

De acuerdo, tú no formas parte de la procesión, pero tienes que tener en cuenta que si estás en el evento por lo que puedes obviar el luto absoluto y la mantilla en la misma proporción que te olvidas de minifaldas, shorts, tirantes y colores vivos.

Tampoco es para desesperarse. Necesitas encontrar la infinidad de grises entre el luto excesivo de las manolas y el look guiri-playero o deportivo de moda.

Se sobria, se sencilla y pasarás desapercibida. Hay que tener en cuenta que son días largos, las 24 horas del Jueves y del Viernes Santo dan para mucho. Por tanto, debe pesar igual la comodidad. Al no formar parte del cartel puedes obviar el negro absoluto, aunque debes seguir las normas. Resetea que estamos en Primavera y recuperar prendas con tonos oscuros, combinadas con zapatos o botas, también oscuras, y, por supuesto, planas o con el menor tacón posible. Esto debes procesarlo a la perfección, por mucho que aguantes con ellos todo el día, recuerda que estarás sobre un suelo empedrado y no sobre la lisa tarima, horrorosa, de tu lugar de trabajo.

Ni escotes, ni brillos, ni maquillajes…

Nada de escotes ni brillos. Ni siquiera valen las cosas entalladas. No son días de claveles ni de maquillajes excesivos ni siquiera de bolsos grandes.

Para vestir de mantilla, según reza el protocolo, debes ir acompañada de un hombre con traje de chaqueta oscuro, azul marino o gris marengo sería perfecto. Y recuerda, la frente libre el jueves, dejando ver el pelo, y tapada el viernes: la blonda debe cubrir unos 2 centímetros.

Garbo