Menú Portada
No me moverán

¿Cómo explicárselo a Rajoy y Rubalcaba?

Abril 9, 2012

Cuando acabo la tertulia de La Linterna en la COPE, muchos lunes, pronuncio una frase remake: Siempre nos quedará UCD”. Rememoro la política que sacó a España de una doble crisis: económica y política. Aquello se llamó el consenso. Consistió en convencer a todos de que había que arrimar el hombro. Si no se hacía peligraba lo que tanto había anhelado el pueblo español: la democracia.

No nos engañemos, la actual crisis no sólo es económica. Un diagnóstico unilateral de ese estilo es un error. La actual crisis es también política. El descontrol de la estructura autonómica del Estado y el alejamiento de los dos grandes partidos, la ruptura del consenso básico de la España democrática, son tan graves como el desempleo, la debilidad financiera, el problema energético, el déficit y la deuda pública, la ineficacia de la educación y el gigantismo de la sanidad pública.

! Estamos apañados ¡
Es más, los dos primeros -el descontrol autonómico y la ruptura del consenso-, dificultan de manera importante la solución de los problemas siguientes. Sin resolver los obstáculos de naturaleza política será muy difícil salir del atolladero económico. Mientras los dos grandes partidos PP y PSOE no recompongan el consenso básico de nuestra democracia !estamos apañados¡

El error de olvidar las bases del consenso se está pagando ahora. Una democracia necesita un consenso básico, el reconocimiento del derecho del Gobierno de la mayoría con respeto a la minoría. Eso se rompió, por ejemplo, con el famoso cordón sanitario que Rodríguez Zapatero impuso al PP durante sus legislaturas. Tampoco el PP puso todo de su parte. Dos no rompen si uno no quiere.

Pero ahora hay que recomponer el consenso básico ¿Cómo hacerlo?
¿Un pacto postconstitucional?
El sistema de la restauración perduró gracias al acuerdo entre sus protagonistas, Cánovas y Sagasta, llamado el Pacto del Pardo. La Constitución de 1978, junto con los Pactos de la Moncloa, instauró la democracia. Nuestros actuales protagonistas son Rajoy y Rubalcaba ¿Sería posible un pacto postconstitucional entre ellos?

Ese pacto podría incluir por ejemplo: la lealtad de los Gobiernos Autonómicos al Gobierno central, cuando estuvieran en manos de uno de los partidos; la formación de Gobiernos de Coalición o con apoyo parlamentario del uno al otro si fuera posible según los resultados electorales; el establecimiento de Políticas de Estado en materias como educación, exterior, terrorismo y orden público, sanidad, administración pública,…

¿Es posible?

Empiezo por afirmar que es muy, muy, muy… difícil. Habría que empezar por explicar a Rajoy y Rubalcaba que es necesario, imprescindible.

Consecuencias de ese pacto ahora serían Gobiernos de coalición en Canarias, País Vasco (basta lo que hay), Andalucía y Asturias; negociación aparte es Cataluña. Probablemente habría que pensar en poner en manos de un técnico consensuado la economía, recordemos a Fuentes Quintana y sus Pactos de la Moncloa.

No soy optimista al respecto, pero si no lo escribo reviento. Por eso lo hago.

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE