Menú Portada
El mayordomo

Cómo aparentar ser más altos y delgados

Enero 17, 2010

Con una correcta elección del color, de los diseños y del corte de nuestra ropa podemos crecer varios centímetros.


Si la semana pasada hablábamos de la suerte que supone hoy contar con un buen sastre, esta semana empezaremos a desvelar esos secretos que se encuentran guardados en las sastrerías más exclusivas del mundo y que nos permiten disimular desde un hombro caído, una tripa incipiente o, como es el caso del capítulo de hoy, una estatura reducida.

Los caballeros de estatura contenida deben escoger esos colores, tipos de cuello, complementos, corbatas y, lo más importante, esos diseños y tipo de corte que adelgacen su figura, ya que “afilando” nuestro físico es como se consigue ganar estatura. Siempre una silueta delgada da la sensación de ser también más alargada.

Si a pesar de no contar con una gran estatura nos proponemos firmemente aparentar ser más altos de lo que verdaderamente somos, deberemos prestar atención a las siguientes normas en nuestro atuendo:

El traje

  • Optaremos por trajes unicolores y sin ningún tipo de dibujo en el tejido.
  • Los trajes diplomáticos son la mejor ayuda del caballero de reducida estatura al conseguir las líneas verticales “estirar” la figura. Por el contrario, debemos evitar los diseños con líneas horizontales o con diseños tipo Príncipe de Gales, ya que tanto las líneas horizontales como los cuadros consiguen ensanchar la figura y, por lo tanto, no alargarla.
  • Es conveniente huir de aquellos diseños donde predominen las líneas horizontales sobre las verticales.

. Un traje entero favorece más que una chaqueta y un pantalón suelto. Esto es así porque usando dos prendas independientes el cuerpo queda dividido en dos partes diferenciadas comprometiendo la verticalidad y, consecuentemente, haciéndonos más bajos. 

. Los colores sólidos oscuros serán un buen aliado de los caballeros de baja estatura ya que estilizan la figura y por lo tanto, esta estilización nos hará parecer más altos. Por el contrario, deberemos dejar de lado los trajes de colores claros o vivos.

La chaqueta

  • Deberá abrirse por su parte frontal a partir de la cintura y nunca más abajo para conseguir mayor verticalidad.
  • Quedará mejor sin aberturas traseras ya que sin éstas la chaqueta se ciñe más al cuerpo dando la sensación de estar su portador más delgado aparent ser más alto.
  • No puede nunca quedar larga. Por detrás no deberá extenderse más allá del trasero.
  • Las mangas serán lo suficientemente cortas para enseñar mínimamente los puños de la camisa. Si en un caballero de estatura normal el no enseñar unos centímetros del puño de la camisa denota falta de elegancia, esta omisión en un señor de baja estatura será un gran error al acentuar su reducida complexión.

. El botón de la chaqueta no deberá abotonar más abajo de la cintura y si estamos delgados debemos resaltar nuestra silueta entallando nuestra chaqueta.

. Las hombreras son otro gran aliado de los caballeros de reducida estatura ya que ayudan a crecer y son completamente necesarias para sacar lo máximo de un cuerpo contenido.

. Es recomendable optar por chaquetas de un solo botón o en su defecto por las de dos. No obstante, podremos también elegir chaquetas de tres botones pero solo aquellas donde el botón superior sea un mero adorno y no se pretenda que sea abotonado (las denominadas por los sastres como chaquetas “21/2” o “roll through”).

. Las chaquetas de sport no sientan bien a los caballeros de baja estatura al tener la mayoría de estas diseños donde abundan las líneas horizontales. Igualmente, sus colores más alegres no favorecen la verticalidad de la figura.

  • Es desaconsejable vestir chaquetas cruzadas ya que tanto su gran número de botones como las líneas horizontales que se forman cuando las cruzamos transmiten la sensación de que su portador es un señor ancho lo que implica que en la foto final aparezca un caballero más bajo de lo que realmente es.

El pantalón

. Los pantalones nunca descansarán sobre los zapatos; solo los tocaran ligeramente. Se vestirán sin vueltas para alargar nuestras piernas y aumentar nuestra altura.

. Debemos intentar vestir el pantalón en la cintura (no en la cadera). ¿Qué conseguiremos con esto? Pues algo tan sencillo como un efecto óptico de piernas largas y torso reducido que redunda en beneficio de la altura final.

  • Nunca vestiremos cinturón. Éste solo consigue dividir el cuerpo en dos partes con un resultado final no deseado. Deberemos por lo tanto decantarnos por el uso de tirantes o en su defecto por pletinas como las de la foto.

La camisa

. Deberá igualmente ser de un solo color o en su defecto de líneas verticales y lo más finas posibles. Otros diseños discretos como el de espiga o incluso un cuadro apenas visible también son bienvenidos.

. Los cuadros son el mayor enemigo de los caballeros de baja estatura y por más que nos gusten estas camisas no debemos vestirlas.

  • . El cuello no puede tener los picos muy largos y no llevará botones. Cuantos menos “objetos” se encuentre el ojo humano en su transcurrir por nuestra figura más le transmitiremos la sensación de estar frente a un caballero alto.

La corbata

  • Siguiendo con nuestro objetivo de alargar la figura, nunca deberán exceder de 8.5cm en su parte más ancha. No podemos olvidar que una de las pautas principales del saber vestir es guardar las correctas proporciones.
  • Los colores serán lisos y oscuros. Si nos gustan los diseños de rayas podremos optar por éstas siempre y cuando no sean rayas ni horizontales ni gruesas.

Ejemplos

Si nos fijamos en el Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, observaremos que su vestimenta sigue a rajatabla las pautas aquí descritas. Si bien hay que admitir que los resultados son visibles cuando se presenta en solitario, su cada vez más corpulenta figura y el hacerse acompañar de su esposa de 1,76m de altura, no son precisamente dos buenas ayudas para aparentar ser más alto de lo que verdaderamente se es.

Hay buenos ejemplos de caballeros que sin contar con una gran estatura han conseguido elevar en gran medida su elegancia. Dos de ellos son el ex candidato a la Presidencia de los Estados Unidos, Ross Perot y el empresario y político Michael Bloomberg quienes con solo 1,57cm y 1,68cm respectivamente han sabido sacar lo mejor de su, a priori, desaventajado físico.

Otros claros ejemplos de caballeros que contando con un físico poco agraciado supieron vestirse con tal acierto hasta convertirse en un referente de su época fueron Fred Astaire, Adolphe Menjou o incluso el mismísimo Samuel Hoare.

Ahora ya solo queda poner en práctica todos estos consejos para comprobar los más que visibles resultados.

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com