Menú Portada
El mayordomo

¿Cómo reconocer cuando estamos ante una buena camisa?

Octubre 25, 2009

Un poco de historia

La camisa tal y como la conocemos hoy se empezó ya a vestir en el año 1871. Esta fecha populariza la camisa con la tira de botones que ha llegado hasta nuestros días (hasta entonces, la camisa se tenía que pasar por encima de la cabeza como hoy hacemos cuando nos ponemos una camiseta).

En sus inicios, la camisa tenía la finalidad de proteger solamente del frío y era considerada como una prenda de ropa interior. Es a finales del S. XIX cuando el uso de la camisa empieza a ser considerado una nota de estilo. La máxima cota de elegancia está por entonces reservada a la camisa de color blanco, ya que el caballero que vistiera tanto el cuello como los puños de un blanco impoluto demostraba pertenecer a esa reducida clase social que no necesitaba del trabajo para vivir.

Por esta misma razón, las camisas a rayas o estampadas no eran aceptadas por la clase alta de la época ya que se podía interpretar que esos estampados disimulaban posibles manchas. Para que nadie pudiera pensar esto, y que los señores pudieran demostrar que seguía “habiendo clases”, se empezaron a fabricar camisas con diferentes diseños y colores pero manteniendo tanto el cuello como los puños siempre en color blanco.

¿Cómo podemos saber si estamos ante una buena camisa?

Para cerciorarnos si nos encontramos delante de una camisa de calidad deberemos asegurarnos de que nuestra camisa cuenta con los siguientes detalles:

Varillas
La camisa debe tener la posibilidad de introducirle en el cuello unas varillas. Estas, también denominadas ballenas, tienen la misión de mantener el cuello recto y conseguir que no se despeguen las puntas del cuello de la pechera de la camisa. Pueden ser de plástico, níquel, plata, madre-perla etc. En algunos casos existe incluso la posibilidad de poner nuestras iniciales en ellas.

Canesú
El uso del canesú en la camisería a medida debe servir para mucho más que para ser simplemente una herramienta de marketing. Normalmente, todos tenemos un hombro ligeramente más alto que el otro y el canesú es el perfecto aliado para evitar que la camisa produzca un efecto óptico no deseado.

Los dibujos deben casar
Uno de los detalles que muestran que estamos ante una camisa a medida, o en su caso ante una camisa de confección de gran calidad, es la unión de los dibujos en las diferentes costuras. Esto se puede apreciar con facilidad en la unión del hombro y las mangas.

El cosido
Otro de los detalles que diferencian a una buena camisa son las puntadas por centímetro. Cuantas más haya, más resistente será. Deberíamos encontrarnos con no menos de ocho puntadas por cada centímetro.

Igualmente, los ojales deberán estar cosidos a mano como también lo estarán los botones.

Los botones
Los botones suelen ser de algún material resistente como el nácar. Los más utilizados por su resistencia son los botones conocidos popularmente como mother-of-pearl.