Menú Portada
No me moverán

Chimérica, Chindia, Chermany, Cháfrica ¿Chispain?

Marzo 23, 2010

Recuerdo haber leído un libro que se titulaba: Cuando China Despierte. Anunciaba la explosión de su poderío y capacidad de compra y oferta para el siglo XXI. Pues bien, parece que ya despertó. Una prueba de ello es la aparición de los neologismos de Chimerica, Chindia, Chermany y Cháfrica.

Chimérica es el concepto que relaciona las dos mayores economías del mundo. Las exportaciones chinas a EE.UU. y viceversa, constituyen el mayor intercambio comercial del planeta. Por si fuera poco el mayor tenedor de deuda pública norteamericana es China. De hecho la relación Dólar/Yuan está condicionada a ello. A USA le interesa que el Yuan suba para poder vender más a China; pero, a la vez, que no suba demasiado para que las importaciones de ese país no se vean encarecidas. También debe guardar el equilibrio cambiario para que China no decida vender deuda en dólares que financia el déficit público estadounidense. Chimérica es la descripción de dos poderosos con sistemas políticos diferentes que no pueden prescindir el uno del otro.

Dos grandes economías

Chindia se refiere a la existencia de las dos grandes economías asiáticas. Ambos países han sido la revelación de la primera parte del siglo XXI. De subdesarrollados, ahogados por la pobreza de una gran población, han pasado a ser los motores de la demanda y la oferta del comercio mundial. China especializada, de momento, en manufacturas baratas, con unos precios que hacen difícil competir con ella. India especializada en productos informáticos e industriales donde combina la innovación con el bajo coste. Son la esperanza del XXI. Si alguna economía quiere tener futuro debe pensar en cómo relacionarse con estos dos gigantes, más Brasil y Rusia (los cuatro constituyen los famosos BRICs (Brasil, Rusia, India y China).

Chermany es la conjunción de dos grandes exportadores, Los mayores en cifras netas del mundo, China y Alemania (Germany). Países que, además, tienen finanzas públicas equilibradas. Su problema es que venden a economías endeudadas en peligro de default, palabra inglesa con la que se llama internacionalmente a la quiebra. Por tanto se encuentran ante un dilema; en realidad ante una incoherencia: quieren que otras naciones les compren, pero luego les sermonean porque se endeudan. Es el coste de ser eficiente y ahorradores, no tienen más remedio que financiar a sus clientes para que les compren

¿Hasta cuándo será sostenible este equilibrio? Nadie lo sabe, pero no hay duda que es una burbuja de las que el capitalismo mundial crea de vez en cuando. Habrá que estar atento para que no nos pille su explosión.

Los tres neologismos no son míos pertenecen a diferentes autores. El historiador de Harvard, Niall Fergurson, y el profesor de la Universidad Libre de Berlín, Moritz Schularick, inventaron Chamérica. El político indio, Jairam Ramesh, definió Chindia y el periodista Martin Wolf Chermany. Yo quiero ampliarlo a Chinfrica.

De China a África

El extraordinario desarrollo de China exige importar un gran volumen de materias primas y África es un gran productor de ellas. China está realizando grandes inversiones en ese continente para asegurarse el suministro. Para ello no sólo construyen carreteras u otros sistemas de transporte, mi amigo y colega, el Profesor Pedro Nueno, Decano de CEIBS (China and European International Business School de Shanghái), ha puesto en marcha la creación de una Escuela de Dirección en Ghana. China empieza a interesarse en el desarrollo empresarial del continente negro. No piensa en él sólo como suministrador de materias primas, podría ser también un importante consumidor de sus productos.

Con todo ello adquiere un significado especial la exposición internacional de Shanghái. El pabellón español es un extraordinario edificio realizado con material biodegradable. ¿Sería posible que nos llevase a Chispain?

José Ramón Pin es profesor del IESE y Director del Executive MBA Madrid