Menú Portada
Otras opiniones

Charo Vega dice adiós a once años de amor y prepara sus memorias

Octubre 7, 2011

La vida de Charo Vega se ha visto sacudida por el fin del amor. Nada hacía presagiar que la colaboradora de televisión y José Soto, Sorderita, que llevaban unidos once años, tomarían caminos distintos. Pero así ha sido. Son las cosas de la vida, las cosas del querer.

Fue durante este mes de agosto cuando Charo se vio sorprendida por una llamada de José. En la misma, él le pidió que escuchara con atención porque tenía algo muy importante que decirle, para acto seguido comunicarle que había tomado la decisión de volver con su ex mujer. Vega, apenas pudo articular palabra. Tan sólo acertó a decir un lacónico adiós.

Mal de amores

Los días siguientes a la ruptura fueron muy dolorosos para Charo. Menos mal que ahí estuvo Isabel Pantoja para echarle una mano. La tonadillera, nada más tuvo conocimiento de la noticia, telefoneó a su amiga y le dijo que pusiera rumbo a Cantora. Allí, Vega pudo recobrar el ánimo y coger fuerzas para encarar una nueva vida. Todo fueron mimos y cariño por parte de Isabel y su gente.

Y ya acabado el verano, Charo Vega ha decidido enterrar los recuerdos que guarda de sus días junto a Sorderita e iniciar una nueva andadura. No es fácil, pero ganas no le faltan. Además de amigos incondicionales, cuenta con el cariño de sus hijos y nietos. También tiene varios proyectos laborales en los que ocupar sus pensamientos, y más que caerán, pues lo visto hasta ahora en televisión tan sólo es un pequeño aperitivo. Charo Vega es mucha Charo Vega.

Ahora hablo yo

Aunque Charo no reniega de lo vivido junto a José, su gente se alegra horrores de que lo suyo con el músico se haya acabado. Y es que siempre vieron esta relación como algo desigual, donde ella ponía mucho y él muy poco, tanto a nivel sentimental como económico. Por supuesto, ella lo niega, faltaría más, es generosa hasta en la derrota.

Charo Vega estuvo casada con Tony Caravaca, manager de grandes artistas. Durante su matrimonio mantuvo un discreto segundo plano. No sería hasta años después de su divorcio cuando aparecería en televisión. Dicen que ha contado mucho, paparruchas. Está claro que el día que lo haga arderá Troya, Roma y Triana. Si en su momento las memorias de Carmen Ordóñez fueron objeto del deseo por parte de algunas editoriales, ahora le ha tocado el turno a Charo. Ella, de momento, se deja querer.

Joana Morillas

jmorillas@extraconfidencial.com