Menú Portada
A renglón seguido

¡Cataplúm! en Bataclan

Noviembre 16, 2015
bataclan

No sé si la música amansa a las fieras, pero es seguro que algunos desalmados ponen todo su corazón en afinar las notas nacidas del ruido de las armas derivado de las acciones que masacran a la población civil. A falta de poco menos de un mes del 35 aniversario del asesinato de John Lennon a manos de su particular terrorista (Mark David Chapman), una porción de su legado musical, Imagine cuál, se ha dejado oír este fin de semana al piano en una calle de París.

En otro derroche de abducción mental abanderado por los practicantes del terror, más de 125 personas por el momento, se han visto obligadas a retirarse de forma precipitada a sus eternos aposentos. Mientras, otro centenar –heridos- intenta huir a toda prisa de este escenario de involuntario descanso aferrándose al codo con codo de la convivencia diaria.

Faltan las palabras y compromisos de los alauitas benignos contra el Yihadismo

Ataques simultáneos y coordinados provocados en la Ciudad de la luz que se ha visto oscurecida con los nubarrones de la barbarie, y ensangrentada con el manto del dolor de los inocentes: víctimas y familiares. Un atentado contra los menores de edad (les enfants de la patrie), franceses o no, porque la vida sólo alcanza su mayoría en el momento de la despedida, y a nadie le corresponde anticipar la desconocida fecha.

Con comportamientos de tipo violento sólo se alcanza la mayor expresión de un ser “menguante” (así califica y dice la “vice” S.S.S. del Califa Mas) y decreciente. Las armas las carga el diablo, delegando su uso en la prole de belicosos ahrimanes habidos de la copulación con Lilith. Échanse en falta declaraciones y compromisos en los momentos inmediatamente posteriores al ¡cataplúm! en Bataclan de los alauitas benignos contra el yihadismo; tanta laxitud no ayuda a que brote la confianza de cara al futuro.

Ninguna deidad podría ser catalogada como grande

No conozco las características de vuestro Dios, pero no creo que las discutibles y controvertidas energías superiores, en las que se cimientan las creencias surtidoras del desarrollo de los compromisos del respeto para con los demás, estén de acuerdo con la separación, por la fuerza, de la convivencia con el resto de la humanidad por mor de una idea. Así, ninguna deidad podría ser catalogada como grande: ni por aquí, ni por Alá. “Usar el nombre de Dios para justificar esta masacre, es una blasfemia” –Papa Francisco dixit-.

Banderas hasta media asta para decir ¡basta! en las calles de París, que “bien vale una misa”; y también una risa, en especial por aquéllos: –españoles- “diciéndole a todo el mundo, ¡eh!… se equivocaron de muerto (…) estaba tomando caña”, a los que se daba oficial y diplomáticamente por fallecidos, al contrario que la tripulación del Super-Puma. El sindicato de gusanos del camposanto establece que con las cosas de comer, no se juega. La inmediatez no puede ser enemiga del rigor: especialmente si es mortis.

Política del calendario

Ahora es el tiempo de la política en el calendario del porvenir, que tarde o temprano llega con dispar resultado. Es de esperar que la enésima cumbre del G20, aprovechando que el Miediterráneo –guerra y diáspora siria- baña las fúnebres costas turcas, esté a lo que se celebra (conflicto de Daesh) además de a la foto oficial de los comparecientes. Según Hollande ha sido “un acto de guerra”, y para contrarrestar sus efectos, Sarkozy apela a “modificaciones drásticas” en materia de exterior y seguridad.

Brey propone la unidad frente al terrorismo, pero esto sólo ocurrirá en los despachos, porque en los depósitos del terror “todo quisque” sale despavorido, excepto aturdidos, desorientados, heridos y, cómo no, fallecidos.

Paco de Domingo