Menú Portada
A renglón seguido

Cataluña: ¿El felpudo de Ikea?

Octubre 10, 2017
felpudo ikea

Después de seis fatigosos días, el Todopoderoso y Eterno se tomó la libertad de adjudicarse el séptimo para reponer fuerzas: ¡”Y vio Dios, que era bueno”! Remedando al Creador, previamente al dominical aperitivo, cientos de miles de sus criaturas desfilaron, en lo que parecía una reunión congresual de filo-vexilólogos, por varias de las arterias de la Ciudad Condal para tomar el pulso de la indisolubilidad de la nación de naciones en medio de la pugna entre Cataluña y España por sus eñes de identidad.

Alumbró en el mercado de la contracepción un revolucionario método bajo la denominación, no de origen sino de destino, de Dispositivo Intra-uterino, alias DIU, y un gerundense pretende lanzar a bombo, fiscornio y platillo, al socaire de la tramontana, un planazo: la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). Pero el President de la hipotética República Independiente de Cataluña, salpicada de anarquía, comienza con los mismos vicios de la monarquía: comparecer en televisión a la misma hora.

Después de los desertores del belicoso frente, a juicio de los expertos nada hay más acobardado que el dinero; o mejor dicho: sus dueños y gestores. Por eso CaixaBank y Banco Sabadell, dos de las criaturas empresariales más emblemáticas fecundadas y concebidas en los condados catalanes de Wilfredo el ´piloso´ y amamantadas a los pechos de los depositantes e impositores españoles, hacen borrón y cuenta nueva pidiendo la cuenta, porque les trae a cuenta proteger las de sus clientes, y trasladan su sede social fuera de la tierra que les vio nacer.

Como Barcelona és bona si la bossa sona, precisamente, por si se desploma y no abona, se mudan ambas para no besar la lona. Y otra vez a vueltas con la familia financiera: nuestra voluble prima de riesgo, que nunca había abandonado sus inmundos “puntos básicos”, sigue ejerciendo en la casa de tolerancia de los mercados, y vuelve a ´put..rnos´ con un sugerente repunte.

Una vez levantados los pilares de la tierra del independentismo, el mundo secesionista, ávido de cumplir su mayoría de edad para votar abandonar el latrocinio del hogar español, se encuentra buscando alojamiento en los pagos escandinavos. Han canjeado la primera piedra del comienzo de la casa por el tejado por la instalación del rastrero felpudo, como profiláctico del polvo hispano, usurpando los dominios Ikea: “Bienvenido a la república independiente de mi casa”; justo cuando Mas se hace el sueco, admitiendo la falta de idoneidad para alcanzar ahora la “independencia real”.

La autodeterminación parece, ´a más a más´, condenada a no germinar en el jardín prohibido; al menos por esta vez. La transgénica fruta de la secesión no está suficientemente madura, y va a tener que continuar colgada del árbol del bien y del mal que alberga los amenazadores “nidos”, por interpretar, del muy intocable Pujol.

Parece que Puigdemont va a seguir la estela-da de Companys. Lluís fue ´homicidiado´ delante de una muralla, y Carles, poniendo pie en pared, va camino del suicidio político asistido… por los suyos.

Paco de Domingo