Menú Portada
Mensaje en una botella

Casillas, Courtois y las elecciones europeas

Mayo 21, 2014

José Antonio se levantó aquella mañana tan campante. Había conseguido tener su entrada para la final de la Champions en la buchaca y se había pasado la noche soñando con la victoria del Atleti en Lisboa. Ser colchonero y poder asistir al partido frente al Madrid, bien valía el dinero que iba a costarle la aventura. Con la alegría a cuestas, apenas reparó en aquella carta que esperaba en el buzón.

Aunque en un principio pensó recogerla cuando regresara a casa, finalmente decidió echarle un vistazo. La noche anterior no se había molestado en recoger el correo y mejor sería comprobar lo que contenía el único sobre depositado en su buzón. La carta era una comunicación oficial que le anunciaba su designación como suplente en una mesa electoral para los comicios europeos.

Pero José Antonio no podía renunciar a su sueño. Él, al igual que Simeone, pensaba que “si se cree y se trabaja, se puede”. Y él había creído y había trabajado mucho para tener en su mano el pasaporte a la final soñada. Así que presentó un recurso con las pruebas documentales correspondientes y la Junta Electoral Central (JEC) le ha dado permiso para que pueda ir a Lisboa a ver la final de la Champions. Pero, ¿habrá muchos más casos como el suyo?

Paranormal activity
 

¿Existe el riesgo de que las mesas electorales se queden sin los suplentes convocados y sea necesario llamar a integrantes del filial? En unas elecciones, ¿cuál es el filial? ¿Es el grupo de amigos de los suplentes que se han ausentado con permiso de la JEC? ¿Estamos, quizá, ante un caso propio de los programas de sucesos sobrenaturales? ¿Es una nueva entrega de la saga Paranormal activity?

¿Hay tantos atléticos y madridistas dispuestos a escaquearse el domingo electoral? No lo sé. Lo que sé es que estas elecciones llevan a cuestas la maldición del 25-M. Primero fue el fantasma de la abstención, que hace sonar su bola y sus cadenas mientras recorre ya sin disimulo esta vasta piel de toro. Lamentablemente ahora mismo no es noticia encontrar a un abstencionista. Ahora mismo es noticia encontrar a alguien firmemente convencido de ser un votante.

La nefasta coincidencia de la final de la Champions justo en la víspera de las elecciones, no ayuda a que crezca el nivel de participación. El calendario de los equipos europeos de fútbol está tan apretado este año que seguramente no había otro día para disputar la final. Pero situarla en la víspera de las elecciones, supondrá que varios miles de potenciales votantes se lancen a la fiesta el sábado por la noche para celebrar la victoria de su equipo. ¿Cómo estarán esos cuerpos un día después, cuando recuerden que ese domingo había elecciones? Podemos descartar como votantes a un puñado de ellos. De los merengues y colchoneros que viajarán a Lisboa, podemos descartar a casi todos.

Quienes tienen la amabilidad de leer esta columna, ya saben que animo a votar siempre que hay elecciones. Considero que es un derecho que nos fortalece como demócratas y que nos legitima para pedir cuentas a quienes nos representan. Pero las elecciones compiten esta vez con un adversario difícil de superar: el fútbol. Meter un gol al fútbol es muy difícil. Metérselo a Casillas o a Courtois es casi imposible.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero