Menú Portada
A renglón seguido

Caracoles y CHAMPIñONes

Mayo 5, 2013

Mientras tres de nuestros fogones forman parte del ránking de mejores comedores internacionales según la revista Restaurant –1º, 4º y 8º-, dos de las viandas hispanas pierden fuerza en la carta futbolística europea: el Cocido Madrileño y la Crema Catalana. Sus dos principales equipos de cocina han desaparecido, temporalmente, de los paladares más exigentes de los estadios futbolísticos, yéndose por el desagüe de la desilusión las expectativas de una gran final culinaria en el horno de Wembley.

Rememorando los peores episodios “nazionales” de Alemania, la  Pantherdivisionen de la Bundesliga, con los dos mejores “Europakorps” del momento (Borussia Dortmund y Bayern Munich), han derrotado sobradamente a las mejores huestes de la Primera División del balompié español; ni más ni menos que el “real” Madrid y el “f.c.” Barcelona. En el primer caso cabe esperar –paradójicamente- un llamativo brazalete negro, y en el segundo un visible crespón azabache en la Señera.

En tanto –“…lo que les faltó”- que los “merengues” de blanco empalidecieron, los “culés” de “blau” no “granaban”. Eso sí, ambos han visto en el campo, deslizarse hasta su puerta un saco de “caracoles” –goles-, y cómo les crecían en la Champion los tantos como champiñones.

Dadas las expectativas depositadas en ellos –llueve sobre el mojado césped del recuerdo de la última temporada-, probablemente lo más ejemplarizante y apremiante sea una masoquista consolación, convocando a los equipos blanco y azulgrana a un recogimiento entre los acogedores muros de la Almudena y la Sagrada Familia, acompañados por un rosario y un cilicio que les permita la espiritual contricción y la reconfortante flagelación a las que se han hecho acreedores. ¡Que Dios me perdone, por arrogarme aquí divinas decisiones propias de  su  cargo  y celestial arbitraje! Convendría también llevar a cabo una comida de hermandad en terreno neutral –cualquier comisaría serviría-, entre ambas aficiones, preparándose emocionalmente para las próximas entregas frente a los “tedescos”. ¡Ah!, y una visita al cardiólogo de cabecera tampoco estaría de más, no fuera a ser, que en el futuro se plantaran en la final, y no estuvieran sistólicamente preparados.

Se rumorea, que el “forgesivo” Mariano haya podido llegar a un pacto con la teutona, con perdón, Merkel, logrando aquél una menor cesión de soberanía ante las exigencias de la U.E., y, a cambio, recuperar ésta, en parte, el prestigio perdido en Europa por el histórico poderío futbolístico ario, rescatando a la par un popular aforismo; a saber: el football es un deporte, en el que participan dos equipos; y siempre ganan los alemanes. Sea o no así, queda claro que hemos hecho el primo, de riesgo o no, frente a los germanos.

También circula la idea de que, como Guardiola será el próximo entrenador del equipo bávaro, en sustitución de Heynckes –actual-, el “Pep” haya asesorado al “Jupp”, acerca de cómo derrotar a su equipo de toda la vida.

A ver si por lo menos el año próximo en las semifinales hay más fortuna; pero que no sea de Düsseldorf, ¡por favor!

 
Paco de Domingo