Menú Portada
¡Qué fuerte!

Camino de la ineptitud

Junio 28, 2013

Si les pregunto cuántas reformas ha tenido ya la Educación en España desde que existimos, puede que sepan el número pero, ¿saben sus nombres? Yo, desde luego, me pierdo. Partido que gana las elecciones y ocupa la Moncloa, reforma de la educación al canto que tenemos. La última que ha propuesto el Ministro de Educación, José Ignacio Wert, se llama LOMCE y en ella está la polémica reforma de la concesión de becas. En un principio, según esta nueva reforma, la nota de concesión subiría a 6,5 aunque el Ministro ya la ha bajado a 5,5 ante el aluvión de críticas recibidas de parte de la comunidad educativa y del resto de sectores de la sociedad. Y digo yo que, ¿para qué tanta tontería si luego ha decidido dejarlo igual?

La verdad es que no paran de perder el tiempo con tonterías y no se preocupan de las cosas importantes como, por ejemplo, que somos el sistema educativo más caro y a la vez más ineficiente de la Unión Europea, o que cada vez hay más abandonó escolar, o que aumenta también el número de gente con estudios y excelentes resultados académicos que van directamente al paro, y así un montón de problemas más que tiene nuestro sistema educativo. Pero parece que a los ministros de Educación les gusta dejar huella a su paso y todos tienen que reformar algo. Es tan fácil como, según las posibilidades económicas, conceder o no una beca que se limite a las necesidades justas y necesarias y, tan fácil como, si el alumno no aprueba, no hay beca. Y ya está. Pero claro, están los pillos de siempre que se las ingenian para cobrarlas sin necesitarlas e invertirlas en caprichitos de los niños. Siempre está el listillo que se apaña para no declarar ciertas cosas y poder cobrar, dejando fuera del alcance a algunos que de verdad las necesitan.

Arañar unos euros

En realidad, todo esto no es más que otra artimaña del Gobierno para rascar un poquito más, para arañar unos euros más de tantos como necesitan para salir de la crisis infinita que estamos viviendo. Parece que ya no saben de donde sacar, aunque a mi se me ocurren algunas ideas diferentes a los recortes educativos, ideas que empezarían por ellos mismos, por devolver lo que no les corresponde, por ser más austeros en sus vidas profesionales, por unificar competencias, eliminación de puestos duplicados a nivel nacional y de comunidades autónomas, etc. Pero que no toquen la educación porque es fundamental para el desarrollo de los países y, al contrario de lo que están haciendo, tendrían que invertir incluso más dinero para no dar lugar a que nuestros jóvenes, aunque sobradamente preparados, se vayan de España a buscarse la vida y perdamos grandes investigadores, médicos, científicos o arquitectos. Y ya no sólo fomentar el estudio de grandes carreras sino también la Formación Profesional que tan necesaria es y tan digna como una licenciatura. Pero, al paso que vamos, estudiar se va a convertir en un lujo y nos convertirán, a la fuerza, en un país de ineptos.

Rosana Güiza Alcaide

rosanaguiza@extraconfidencial.com