Menú Portada
A renglón seguido

¿”Bréxito” suficiente? (I)

Junio 28, 2016
brexit

El 6 de Junio de 1944, motivado por el desembarco sobre la playa de Omaha, donde todo era arena y sin lugar para cal a pesar de los muertos, fue considerado como el Día más largo cinematográficamente hablando. Los denominados países aliados intentaban poner si no la primera piedra –en la que el hombre se ha especializado en seguir tropezando reiteradamente-, sí la que devolviera la no beligerancia al viejo continente, tarea que se antojaba hasta ese momento harto inalcanzable.

En el solsticio de verano de Junio, por naturaleza, también se sitúa el día más largo del calendario siendo conmemorado especialmente por los “pro-sanjuanistas” alicantinos, que no perdonan el purificador fuego de la noche más corta del año. Y los ciudadanos británicos también tuvieron su particular puesta de sol el 23, que, en este caso, se prolongó hasta bien entrada la madrugada del 24 at the British Islands.

En la consulta del jueves el doctor integrador Jekyll ha sido desahuciado por el aislacionista Hyde, y la grafía del cristal de acceso al despacho, remain, ha sido sustituida por el leave del inminente y voluntarioso presente. Todo un “brexitoso” e histórico acontecimiento de consecuencias impredecibles: o no tanto. Han lanzado al aire la moneda del futuro de sus destinos. Aunque sin valor facial por lado alguno, sí figuraba in por uno y por el otro out, una cruz, esta última, con la que tendrán que cargar cara al futuro.

Sorpasso civil

Ahora, una vez efectuado el recuento de los cromos recolectados en las urnas y completado el álbum de resultados, viene la colección de satisfacciones o decepciones; según se mire. A pesar de lo lluvioso del día, en el que no contaron las gotas sino los votos, el 72% –aquí, con sunny day, sólo un 70%- de los british con derecho a sufragio se echó a la calle para que el thursday no quedara en papel mojado, y, con las prisas por recuperar su primigenio status, todo apunta a que han patinado por el inesperado efecto “aquaplaning” de la auto-complacencia acompañado de un sobrevenido dérapage: todo un refrescante sorpasso civil con el que no contaba casi apuntador alguno.

El 52% de los comparecientes ha decidido romper con el rebus sic stantibus establecido hasta la fecha para sorpresa del restante 48%, que se tomaba el friday breakfast acompañado del regreso a su anterior statu quo. El Reino Unido hace dejación de función de siglas (R.U.) pasando a ser R.D. (dividido); o lo que es lo mismo: de United Kingdom a “Broken Country”. Quizá “Brexitland” –brexitlanders-; o “Gran Brexitania” –brexitanos-. Mientras el galés Gareth Bale mete goles en la Eurocopa, los galeses, junto con los ingleses, le meten un goal a Europa.

De los viejos es el consejo, y el que le han soplado al oído de las urnas, pasa por avanzar hacia el pasado, que será su presente en un futuro próximo. Los jóvenes, por su parte, después de departir, decidieron compartir su inclinación por lo malo conocido.

Paco de Domingo