Menú Portada
¡Qué fuerte!

Boicot a la Navidad

Enero 7, 2016
cabalgata madrid

Ya ha pasado la noche más mágica del año. Niños y mayores disfrutan con ilusión esa Noche de Reyes que cierra siempre la Navidad. No conozco a nadie que no celebre esta tradición. Ateos y creyentes, con o sin hijos, todos hemos sido niños y de alguna manera hemos vivido esa noche con una emoción especial difícil de olvidar. Los Reyes Magos son necesarios en la vida de todos los niños para llenar de alegría e ilusión, de magia y emoción unos días que se convierten en maravillosos gracias a todo lo que la llegada de esa noche conlleva. Siempre ha sido así. Una tradición que vive todo el que ha sido pequeño o tiene algún niño en su familia y mantiene vivo ese espíritu infantil que muchos llevamos dentro. Y lo importante de esta tradición no es que sea cristiana sino que llena de ilusión y magia a los más pequeños, eso es lo importante, por eso todo el mundo se suma a esta fiesta tan especial y no hacen distinción de ideología en una noche tan maravillosa.

La Navidad es lo que es

Hasta que llegaron los de Podemos, que son muy modernos y han querido cargarse una tradición vital para la ilusión de los críos y también de los mayores. Hemos visto como los “perroflautas” se han cargado todo en unas horas, o al menos lo han intentado. Querer hacer una Navidad laica es imposible porque la Navidad es lo que es, una fiesta cristiana, por mucho que les moleste. Si eres un nuevo alcalde, como el de Valencia o como la de Madrid, y quieres una Navidad laica, lo que hay que tener es valor para quitar la Navidad de un plumazo y no hacer lo que han hecho estos dos personajes: una cargarse la Noche de Reyes con una cabalgata que más bien parecía un desfile de carnaval y otro con unas reinas magas que parecían meretrices de la Edad Media. Vergonzoso. De verdad que lo de menos es que una mujer se vista de Melchor. Incluso veo peor que Baltasar haya sido toda la vida un blanco pintado con Kanfor negro.

El problema está en un grupo de gente que viene a por todas gobernando con alianzas y no con mayorías y que ha sustituido camellos por triciclos y reyes por personajes de “Hora de aventuras” o Merlín y no se cuantas barbaridades más que pudimos ver en esa cabalgata carnavalesca y, de todo menos tradicional. Supongo que la cabalgata de Valencia con esas señoras vestidas de prostitutas de hace algunos siglos ha tenido el mismo éxito que va a tener su alcalde en las próximas elecciones. Lo mismo que la de Madrid. Espero. Deseo. Al menos eso he pedido a los Reyes Magos este año, que estos alcaldes dejen de usar su poder como un juguete y se dejen de tonterías, no vaya a ser que para Semana Santa se les ocurra colgar a una mujer de una cruz y pasearla por eso de la paridad y tal y cargase y mofarse así de nuestras tradiciones más hondas y arraigadas, tradiciones a las que, por cierto, nadie renuncia y en las que todo el mundo cree a la hora de cogerse vacaciones en el trabajo. Menos mal que la inocencia de los niños esa noche, como siempre, hizo brillar la ilusión para colocar los zapatos, poner leche, agua y algún dulce, irse pronto a la cama y esperar la llegada de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com