Menú Portada
¡Qué fuerte!

Bimba Bosé, su teta y un tonto

Enero 27, 2017
bimba2

Sólo alguien sin corazón, sin sentimientos y cobarde, es capaz de burlarse de una muerte. Porque hay que ser muy cobarde para insultar, despotricar, ofender, injuriar y faltar al respeto cuando se hace desde un perfil falso, sin dar la cara. Es lo que ocurre normalmente, que se ocultan, aunque también los hay que hacen esto mismo pero escudándose en el humor y en la libertad de expresión. Pero no todo vale, no. Una vez más, el respeto, bueno, más bien la ausencia de este, unido a un poquito de odio y rencor, es lo que genera que una persona sea capaz de escribir barbaridades sobre los demás con tanta saña y desprecio. Precisamente eso es lo que ellos generan, un desprecio tan grande que lo único que despierta en los humanos es pena. No hay nada peor que dar pena, que es lo que dan todos estos que, tras nombres falsos o no, disfrutan haciendo apología del mal gusto sobre las desgracias ajenas.

El último caso ha sido el de Bimba Bosé, que acaba de morir a causa de un cáncer al que no logró vencer después de una valiente lucha contra el. Su tío Miguel escribió un cariñoso mensaje de despedida en Twitter y un desalmado respondió al mensaje con unas asquerosas y vomitivas palabras que es mejor no repetir. Supongo que el dolor es tan grande que a la familia le dará igual lo que un desgraciado escriba o deje de escribir, pero al resto del mundo no ha hecho menos que indignar. Y es que no es para menos. Tanto es así que ya se está estudiando el caso para, ojalá, imputarle algún tipo de delito.

Al amparo del humor negro y la libertad de expresión

Esta gente parece que no escarmienta o quizás, puede que sean menos inteligentes de lo que pensamos, -por no llamarles tontos-. Estamos viendo constantemente como se juzga a todos aquellos que, amparándose en el humor negro y la libertad de expresión, han escrito en las redes sobre víctimas de ETA, por ejemplo, y han salido escarmentados. Realmente es vergonzoso que cualquiera pueda burlarse sin castigo alguno de las desgracias de los demás. Sinceramente, no creo que la cárcel sea el mejor castigo, pero algún tipo de indemnización o castigo ejemplarizante por el daño causado por esa burla no estaría nada mal y seguro que se le quitarían las ganas de seguir burlándose de las desgracias ajenas. Además, esta gentuza, tiene la suerte de que, normalmente, las víctimas de sus burlas son personas con buen corazón y sin ningún tipo de odio y rencor que perdonan y no dan importancia a tales aberraciones. Tenemos el ejemplo de Irene Villa, Eduardo Madina, José Antonio Ortega Lara o la nieta de Carrero Blanco, que no han dado importancia o han quitado hierro a los tuits vergonzosos que se han publicado sobre ellos, lo cual demuestra la categoría personal y humana de ellos y la bajeza de sus autores. Al igual que ellos, estoy segura de que Bimba Bosé tampoco le daría importancia y se reiría del asunto.

Por casos como estos, cada vez estoy más convencida de que todo el bien que hacen las redes sociales se viene abajo con un sólo mal uso de estas. Menos mal que, en la mayoría de los casos, sirven para mucho más que para que cuatro pobres desgraciados demuestren su falta de respeto, odio e intolerancia al mundo y, en definitiva, a sí mismos.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com