Menú Portada
No me moverán

Beteta, ¿el tercer hombre?

Junio 25, 2012

El viernes 22 de Julio las aguas económicas parecían encauzadas. La prima de riesgo bajando y el IBEX 35 subiendo. El presidente Mariano Rajoy, sentado, como uno más, con las otras tres grandes economías de la Eurozona. El Gobierno, por primera vez en meses, parecía irse el fin de semana con los deberes hechos. Pero, dadas las volatilidades a que nos tienen acostumbrados los mercados, el lunes 25 era esperado con expectación ¿Se consolidaría la tendencia o fue sólo un espejismo?

Abro Internet a las 10 horas. El IBEX 35 descendía un 1,98%. A las 14 horas el descenso era de 2,77. Bien es cierto que llevaba varios días de subidas consecutivas, pero desde cifras muy bajas. La Prima de Riesgo se mantenía por debajo de los 500 puntos, cifra mágica que pone nerviosos a los Gobiernos, pero, ya se acercaba a ella (493). A las 14 horas era de 504. Eso supone que el bono soberano español a 10 años se mantenía por debajo del interés del 7%, aunque cerca de esa frontera.

Noticias las dos ambiguas. No son malas, pero tampoco buenas. Indican un cierto respiro, pero en la cuerda floja, en el filo de la navaja. Ni consolidan, ni dejan de consolidar la tendencia que parecía haberse asomado el fin de semana.

¿Falta algo?

Vistos estos datos la pregunta sigue en pié: ¿Qué hay que hacer para recuperar definitivamente la confianza de los mercados? La respuesta es sencilla: que a las declaraciones de intenciones sigan los hechos. El Gobierno ha declarado estar dispuesto a conseguir los objetivos de déficit pactados con la UE. Lo ha dicho por activa y por pasiva. Para ello ha decidido recortar gastos públicos, de momento sin tocar los ingresos, sin aumentar el IVA, que es lo que le pide el FMI y la Comisión europea.

Por tanto, lo importante es saber -cuanto antes-, cómo ha ido la ejecución presupuestaria de los dos primeros trimestres de 2012, que acaban esta semana. Si no se observan recortes radicales en los gastos habrá que tomar otras medidas. Independientemente de la subida del IVA y otros impuestos indirectos, habrá que extremar los recortes. Es un tema que le toca al secretario de Estado de Administraciones Públicas Sr. Beteta.

Beteta avisa

Ya lo ha dicho el secretario de Estado de Administraciones Públicas. En el caso de las Comunidades Autónomas, no habrá ayudas para las que no cumplan con los compromisos de recortes. Esperemos a ver si el aviso va en serio ¿Qué pasará si las Comunidades que no cumplen son Cataluña, Andalucía, Canarias, Asturias o Euskadi, todas ellas fuera de la órbita PP? ¿Qué pasaría si fueran algunas de las dirigidas por uno de los barones/baronesas fuertes del PP? ¡Ahí quiero ver la fortaleza de Rajoy! Lo mismo que en la propia Administración General del Estado. 

En la historia económica española sólo ha habido dos políticos con capacidad de recorte. Uno en el franquismo, el ministro López Rodó, quien -desde la Comisaría del Plan de Desarrollo-, recortó la prolija reglamentación de la postguerra para liberalizar la economía. Otro, con el Gobierno Aznar, el economista Barea, desde Moncloa, que era el filtro por el que pasaban los Ministerios a la hora de pedir. Su tarea, decir no. Las consecuencias de las actuaciones de estos políticos, tecnócratas los dos, fueron años de prosperidad ¿Será Beteta el tercer hombre?

Más nos vale.

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid.