Menú Portada
Los puntos cardinales

Berlusconi dice “arrivederci Milano” y la izquierda encuentra un nombre en el feudo de Il Cavaliere

Junio 1, 2011

La caída de Milán es para Silvio Berlusconi lo mismo que el fin de Roma para el Imperio. Es su feudo, su cuna, el escenario que simboliza todo el poder del hombre que cambió el sentido y la concepción de la democracia y el sistema parlamentario europeo. Dueño de uno de los clubes de fútbol más prestigiosos y laureados, amo y señor de un emporio audiovisual que ha extendido sus actividades a otros países como el nuestro, galán otoñal operado y campeón de orgías y lances amorosos con menores.

Ahora, la capital lombarda le ha dado la espalda, situando al frente del consistorio de la urbe financiera a Giuliano Pisapia, un reputado jurista de origen burgués que encarna “il risorgimento” del centro izquierda transalpino, un término que representa a la vez la unificación del país, de la que ahora se cumplen ciento cincuenta años.

“Mantén los brazos de mi amada extendidos y…

Una vez cambiada la capitalidad de la Ciudad Eterna por el epicentro económico de Italia, a Berlusconi bien le podría dar por adaptar la letra de la canción de Mario Lanza “Arrivederci Roma”, en una de cuyas estrofas se recuerda que “ha llegado la hora de que nos vayamos”, a la que se añade ese certero verso que reza “mantén los brazos de mi amada extendidos y anhelantes”, casi un retrato premonitorio de las aficiones de nuestro rey del botox. Porque ya nada será lo mismo. El batacazo se produce en la ciudad que alberga el cuartel general de la Liga Norte, el principal y, de facto, único aliado del primer ministro. La Liga también está en horas bajas, pero el futuro y la capacidad de seguir gobernando de Silvio Berlusconi están a su merced.

… anhelantes”

Milán simboliza la prosperidad de un país que compagina sus larguísimas crisis políticas con el pavoneo que supone sentarse a la mesa del G-8 entre los más poderosos del planeta. Pero ha habido otra importante derrota, Nápoles. Aquí, junto a la ladera del Vesubio, se concentra la máxima exposición de ese otro poder que es el crimen organizado y que, con su control de los residuos y del urbanismo sin freno, hace que en la bota casi haya dos hemisferios, el Norte rico y exclusivo y el Sur, a merced de la suerte o de las escopetas recortadas.

El horizonte hasta las elecciones de 2013 es una incógnita y va a dar lugar a dos interesantes procesos políticos en paralelo. Mientras la izquierda intentará apuntalar la alternativa de aire fresco que representa el alcalde Giuliano Pisapia, en el entorno de Il Cavaliere será necesario buscar un recambio. Está claro que, con ese nuevo panorama, el primer ministro deja de lado los proyectos y las iniciativas de Gobierno para centrarse más en el Código Penal.

Ángel Gonzalo, Redactor Jefe Internacional de Onda Cero