Menú Portada
Mensaje en una botella

Belén Esteban, el fideo de todas las sopas

Junio 30, 2011

“¡Quiero una sopa!”, reclamaba aquel niño sin cesar en el anuncio de la tele. La sopa, que puede tomarse fría o caliente, está compuesta de un líquido alimenticio y otros añadidos. Es muy popular la sopa de fideos, en la que cobra un papel protagonista esa pasta alimenticia en forma de cuerda delgada. En España hay una mujer que es el fideo de todas las sopas: es La Reina del Pueblo que antes fue Princesa. Ya la echaban de menos en esta columna, ¿verdad?

Belén Esteban, como hemos leído aquí en el Extraconfidencial.com, fue “la precursora del 15-M”. Esta definición de Paolo Vasile, recogida en una entrevista con el Diario de Sevilla, nos descubre a la artífice anónima del movimiento de los indignados. El consejero delegado de Telecinco se muestra convencido de que las manifestaciones multitudinarias contra el sistema político y económico español se gestaron previamente en el plató de Sálvame.

Pelar langostinos en directo

Acabáramos. Nunca debí de darme cuenta, pero los primeros toldos y las primeras tiendas de campaña de los indignados se levantaron en un plató de televisión. La acampada comenzó en un sitio bien distinto a la Puerta del Sol, aunque sea un escenario en el que Belén Esteban y los colaboradores del programa ya saben lo que es pelar langostinos en directo mientras se toman las uvas en Nochevieja. Allí, como si del Kilómetro 0 de España se tratara, nació el movimiento de indignación que ha dado tanto que hablar.

Según Vasile, la contertulia televisiva “representa a la mujer que protesta, inconformista; representa el desahogo de la gente, que puede estar indignada de forma pacífica”. La Esteban se convierte en nuevo icono: el de los indignados. No es preciso que el movimiento 15-M busque recursos publicitarios para el referéndum que ha anunciado para el 15 de octubre. Su principal reclamo trabaja en la tele y resulta que es la fuente de la que beben los indignados. Propongo que salga Belén Esteban en primer plano durante cinco minutos llamando a los españoles a votar. Ya verán cómo el índice de participación del referéndum hará palidecer al de cualquiera de las elecciones celebradas en nuestra Democracia.

La Fiesta de la Democracia

Pero vayamos más lejos, con permiso de los indignados. Los políticos andan preocupados por acabar con la abstención y resulta que tienen la solución en sus propias narices. ¿Por qué no hacer que Belén Esteban protagonice la campaña institucional para el fomento del voto en las próximas elecciones generales, sean en noviembre o en marzo?

Alfredo y Mariano lo agradecerían. Rubalcaba y Rajoy librarían una batalla por el Gobierno de España en la que una aplastante mayoría de ciudadanos saldría a votar. Eso sí que sería una Jornada Electoral con mayúsculas. No habría papeletas para tanto votante. Ésa sí que sería la Fiesta de la Democracia. No sueño con otra cosa. Voy a volver a cerrar los ojos. ¿Se imaginan que el sueño se cumple?

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com</span>