Menú Portada
Otras opiniones

“Barones” inquietos

Enero 30, 2011

Si la convención del Partido Popular celebrada en Sevilla hace poco más de una semana  sirvió para que Rajoy y los suyos celebraran lo que de momento no pasa de ser su triunfo en las encuestas, la convención del partido socialista llevada a cabo este fin de semana en Zaragoza ha puesto de manifiesto a lo largo de sus tres jornadas, que entre los barones territoriales y entre un nada despreciable núcleo de la dirección del PSOE ya está cansando el pedaleo permanente sobre la sucesión de Rodriguez Zapatero, sobre si será o no Pérez Rubalcaba el “delfín” o sobre cuándo y por qué razones anunciaría el actual Presidente del Gobierno su decisión final.

Y es que no pocos en el PSOE recuerdan que las etapas de inestabilidad e incertidumbre en cuanto al liderazgo real son tan letales como los propios problemas derivados de la situación del país y el desgaste en la acción de Gobierno.

ADN socialista

Desde fuera, también sabemos -quienes conocemos el PSOE aunque no seamos miembros de este partido-, que si hay una formación política casi total y absolutamente imprevisible en sus decisiones internas una vez que la Ejecutiva  y el Comité Federal abren sus puertas a Congresos y Primarias, ese es el Partido Socialista Obrero Español. Nadie contó en su momento con las “machadas” de Borrell, de Tomás Gómez, del propio “Zp” cuando José Bono aún “contaba los borreguitos” en aquél Congreso de hace nueve años o del mismísimo Felipe González que llegó a la secretaría general cuando todavía muchos veteranos dirigentes en el exilio estaban sacando los billetes de regreso a Madrid. Elementos del “ADN” socialista que deberían tener muy en cuenta quienes se lanzan a situar con toda seguridad a Pérez Rubalcaba como el “señalado”.

Y con esta incertidumbre sobre la mesa, los barones afrontan una cita con las urnas en el mes de mayo, que mucho se temen pueda ser un nefasto plebiscito a la acción de “Zp” al frente del Gobierno central. Incertidumbre que aumenta milibares de presión a la hora de mantener el poder en según qué sitios. Dando por hecho que en Autonomías como Madrid, Valencia, Castilla-León,  Murcia,  la Rioja e incluso Canarias con su 30 por ciento de paro,  ni por asomo hay posibilidades de asalto a los Gobiernos.

Una armadura demasiado pesada

Frente a ello, los lugares en los que la armadura que supone el actual Presidente del Gobierno es demasiado pesada para llevarla al campo de batalla son por este orden:
Castilla la Mancha, la Comunidad de toda España donde se lee más prensa nacional y donde a Barreda, además del lastre de “Zp“, le ha salido una adversaria en Dolores de Cospedal que luce a diario como secretaria general del PP a nivel nacional; problemas aparte con la caja de Castilla La Mancha y con el desgaste de un cuarto de siglo en el poder.

También Extremadura, donde Fernández Vara se ha mostrado como el más crítico con la indefinición sucesoria, entre otras cosas porque ha visto por primera vez en toda la etapa de la actual democracia que las encuestas que dan casi mayoría absoluta al PP en su feudo del PER están más que contrastadas. Y situaríamos a continuación los casos de Aragón, Asturias y Baleares que también se pueden perder.  Aunque -por razones distintas como la presencia de Marcelino Iglesias en Ferraz o los escándalos de corrupción del Gobierno de Areces-,  no reflejan el mismo magma de contestación interna.

Por cierto, el único que pone velas a San Isidro o al Jesús  de Medinaceli para que Zapatero no haya deshojado públicamente la margarita antes de mayo es el madrileño Tomás Gómez. Y es que lo de enfrentarse a “Zp” le ha demostrado que vende.

Así las cosas, en la convención socialista han quedado en segundo plano las cuestiones territoriales -no ha sido un “Santillana 2”- y tras el discurso de clausura a cargo de Rodriguez Zapatero los barones han vuelto a sus feudos con la misma incertidumbre pero con una mayor convicción que perfectamente recoge la frase de uno de ellos fuera de micrófonos: “El presidente tiene mucho que seguir reformando en Madrid; venir a mi Comunidad es secundario“.

Y sí, es cierto que en gran medida esta “sugerencia” va a ser escuchada por un Rodriguez Zapatero que de momento ha de continuar su programa de reformas y “dar cuentas” a la principal auditora del proceso: la canciller alemana Ángela Merkel.


Julián Cabrera es Director de los Servicios Informativos de Onda Cero