Menú Portada
Mensaje en una botella

Barcenología

Julio 17, 2013

Si no eres especialista en Bárcenas es que no eres nadie. No hay tertulia de bar que se precie en la que no aparezca la figura del antiguo tesorero del PP y, en el caso de que no conozcas al dedillo sus andanzas, corres el peligro que quedar como un ignorante ante los contertulios. ¿Adónde pretendes llegar si no sabes cuáles son las últimas pruebas que ha entregado al juez Ruz? ¿Quién te crees que eres si ignoras el contenido del cuadernillo de 16 páginas que ha publicado El Mundo y que está rebosante de datos que debes conocer pormenorizadamente?

La Barcenología tiene ya rango de carrera universitaria. Da igual que hayas hecho la prueba de acceso a la Universidad: o te licencias en Barcenología o eres un cero a la izquierda. Igual que, en Derecho, el desconocimiento de la Ley no exime de su cumplimiento; en Barcenología, la ignorancia de los papeles del ex tesorero del PP no exime de que te conviertas en un desinformado.

No es serio andar por la vida sin saberse de pe a pa la vida y milagros Bárcenas. Además, es perjudicial para tus relaciones sociales porque corres peligro de ser ninguneado. Hoy en día sólo es posible destacar en una conversación si atesoras sobre este personaje un conocimiento tan grande como la fortuna que el personaje atesora en sus cuentas suizas. Serás admirado si en cualquier conversación eres capaz de aportar la última hora sobre la última cuenta a nombre de Bárcenas que ha sido descubierta. Basta con tener conectado el smartphone y mirarlo de reojo: hay muchas probabilidades de que haya sido descubierta una nueva cuenta a nombre del ex tesorero del PP en el transcurso de tu conversación.

“Ni un día sin Bárcenas”

El volumen de información y de especulaciones sobre los papeles de Bárcenas es tan grande que hay licenciados que ya han decidido doctorarse en Barcenología. La materia prima necesaria para recorrer el camino hacia el Doctorado es abundante. Todo en los medios de comunicación parece girar en torno a Bárcenas desde hace ya tiempo. “Ni un día sin Bárcenas” es la máxima que se aplica desde hace meses en prensa, Radio y televisión. Y parece garantizado el cumplimiento de esta máxima si finalmente el PSOE presenta una moción de censura al Gobierno la semana que viene.

Un solo hombre, a un abrigo y a unos papeles pegado, ha sido capaz de poner patas arriba la Democracia española. Un solo hombre ha hecho remover los cimientos de un sistema que no puede permitir tambalearse porque debe garantizar que el peso de la Ley caiga sobre quien haya delinquido. Un solo hombre se ha encargado de que ahora muchos se lancen miradas llenas de duda preguntándose si el otro al que miran es de fiar. ¿Un solo hombre? Al hacerme esta pregunta rescato de la memoria otra máxima. Pertenece a Yoda, el sabio Maestro Jedi de Star Wars: “Siempre hay dos: un maestro y un aprendiz”. En el caso que nos ocupa, me asalta una duda: ¿es Bárcenas el maestro o el aprendiz?

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero