Menú Portada
A renglón seguido

Barbie Barberá

Febrero 9, 2016
rita barbera

Podemos, entiéndase como la primera persona del plural del verbo  y no como razón social política, asistir estos días a un buen abanico de rescates. No de los que reniega Rajoy negando que los hayamos padecido, sino de los de la pequeña pantalla –salvando los enormes plasmas- en los que se ofrece un extenso revival de saludos, felicitaciones, agasajos, lisonjas, zalamerías y otras yerbabuenas de la naturaleza de Rajoy vertidos para solaz del personal de su cuerda: un instrumento de confraternización entre los suyos.

Fundamentalmente los manifestados en sus visitas a la Comunidad de Baleares –San Jaume: “yo quiero un gobierno como el que preside Matas”- y Valencia, donde se han levantado vientos de Levante que pueden levantar de sus asientos a un buen número de apoltronados. Santa Rita “eres la mejor”; San Alfonso Rus “te quiero coño”… Sí señor –a eso se le llama verlas venir- pleno al quince, en el que la niña bonita Barberá y el ex-presidente de la Diputación de Valencia están siendo señalados por el fiel de balanza de la Ciudad de la Justicia.

Todos a los que quería y abrazaba Rajoy le han salido rana, y ahora tiene que comerse los sapos de la Albufera en la charca de Génova. El manifiesto cariño de Rajoy vertido de forma divertida sobre los dirigentes del PP valenciano le es devuelto con la puñalada trapera y trasera de la presunta corrupción por los suyos desde la fosa séptica de la comunidad bañada por el  Mediterráneo.

La regeneradora del partido

Por si fuera poco la actual presidenta del PP de Valencia, la regeneradora del partido que decía que sería implacable con los corruptos se está viendo inmersa en asuntos grises de correos electrónicos pidiendo donaciones. Como paliativo de cara al futuro D. GarcíaMargallo, todavía ministro en funciones, expone que “hay que procurar que haya menos golfos, y que tengan menos oportunidades”: toda una declaración de intenciones que llega tarde, mal y nunca después de cuatro años de mandato. Menos pontificar, y más dar trigo ahora que se ha perdido una buena cosecha de votos: los propios vientos trajeron estas tempestades.

Entretanto la bárbara Barbie de Barberá practica los desarreglos musicales desde su domicilio a lo 007: “siempre espiando tras de una cortina”. La navaja de barbero, en sustitución de la espada de Damocles, pende de su cabeza bien sembrada de cabello, mismo que le ha servido para tomarle el pelo a sus administrados durante más de veinte años. Vaya panorama: Concejales, ex-concejales, asesores y ex-asesores del PP de Valencia ex-imputados y neo-investigados por blanqueo.

A todo esto, como aves precursoras de primavera en Madrid, aparecieron las violeteras del cine con la pasarela de los Scottex de las divas y los smoking acompañados de coleta en la entrega de los Goya. Y para acabar de salpimentar el weekend Alfonso Guerra, en estado puro, hablando sobre Podemos: “Niños […] malcriados que confunden la novedad con la mala educación”.

Que el Altísimo nos coja confesados para las siguientes misas.

Paco de Domingo