Menú Portada
No me moverán

Bankia ha vuelto

Enero 20, 2014

Antes del anuncio de la intervención de Bankia escribí un artículo aquí, en Extraconfidencial, que se titulaba: ¡Pobres Bankiarios! Avisaba de los errores que se habían cometido y los perjuicios que iban a tener ahorradores, preferentistas en particular, y empleados. Así fue.

Tiempo más tarde escribí otro artículo: ¡Invertir en Bankia! Mi tesis era que el nuevo equipo encabezado por Goirigolzarri me merecía toda la confianza. Se trataba de un grupo de experimentados profesionales de banca, no eran políticos como los anteriores. Al poco tiempo ese equipo, encabezado por su Presidente, anunciaba que compraba acciones del banco reforzando el compromiso que habían adquirido. No sólo se iban a jugar su prestigio, también se jugaban su patrimonio ¡Eso es compromiso!

Del acción basura a un buen negocio

En los dos casos el tiempo me ha dado la razón. Al principio de su rescate las acciones de Bankia llegaron a estar al nivel de “bonos basura”, mejor dicho “acción basura”. El regulador europeo llegó a recomendar un valor de 0,1 euros a principios de 2013. No llegó a tanto pero en junio de 2013, hace poco más de seis meses, cotizó a 0,55 euros la acción. Como valor Bankia salió del IBEX35, su volumen de capitalización bursátil no le permitía estar dentro de los “elegidos”.

Esta semana sus acciones han superado el precio de la ampliación de capital del rescate, que era de 1,35 euros la acción. Bankia por derecho propio vuelve a figurar en el IBEX35. La variación anual ajustada por el contrasplit (convertir cada 100 acciones en 1) ha sido de un 145%. Los que compraron cuando lo aconsejé han hecho un gran negocio. Diría que borracho. Me alegro también por el equipo directivo.

Se anuncia la privatización

La situación es tan saneada que Bankia ha ganado casi 500 MM con la venta de participadas y el ajuste de plantilla supera el 75%. No esperaba menos de los responsables de Participadas y Recursos Humanos. Son dos grandes profesionales.

El FROB y el Ministerio de Economía ya están pensando en privatizar la entidad por tramos en el mercado bursátil. Tal como están las cosas ganarían dinero. Es decir, ganaríamos dinero todos los españoles, que fuimos a la ampliación de capital para salvar el banco en el rescate.

En este momento hace falta que los causantes de la catástrofe, los que gestionaron con criterios personales y políticos, los que inventaron las fusiones frías, los que dejaron helados a los preferentes, reconozcan lo que ha pasado; reconozcan sus errores. Y, también, es de cortesía decir: Bankia ha vuelto; ha vuelto como valor bursátil a tratar con normalidad. Es el momento de aplaudir el éxito de los nuevos gestores. Y yo puedo decir aquello de “ya lo decía yo”.

El futuro dependerá de los nuevos accionistas

Ahora toca a los expertos volver a analizar la nueva Bankia y hacer sus recomendaciones cara a la privatización que se anuncia. Yo me limité a constatar hechos que estaban tan claros que no hacía falta ser un entendido. Era fácil augurar una subida cuando la cotización, su valoración bursátil, estaba por debajo del valor contable y lo lideraba profesionales dignos de confianza. Por eso en estos momentos, cuando se ha recuperado el valor de emisión, ya no me atrevo a pronosticar con tanta claridad.

Algo a lo que hay que esperar es a ver quiénes son los nuevos accionistas. Si son inversores dispersos, que compran en el mercado pequeñas cantidades, la dirección será la misma y eso es un dato a tener en cuenta. Si son grupos que pretenden sentarse en el Consejo de Administración pueden influir en la estrategia futura. Por eso hay que esperar a saber esto para decidir. Aunque el consenso de mercado dice que la bolsa española crecerá un 20% en 2014. Con ese dato en el bolsillo se pueden tomar decisiones con poco riesgo.

J. R. Pin Arboledas, Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid