Menú Portada
Atando cabos

Aznar y Mourinho

Junio 2, 2013

Uno acaba de anunciar su marcha definitiva. El otro ha amagado hace poco con volver pero nunca lo hará. Es la única diferencia de dos personajes con parecidos notables en su imagen pública. Queridos y odiados a partes iguales, o al mismo tiempo. El uno, ex presidente del Gobierno; el otro ya ex entrenador del Real Madrid. El uno acaparando para si mismo los momentos gloriosos y de bonanza económica de España -que los fueron- pero recayendo en el error de la soberbia. El otro, acaparando los triunfos y la historia del club más laureado del siglo XX. Ambos hablando con la seguridad del acierto avalados por la egocéntrica actitud de que todo lo que hicieron en el pasado fueron dignos de elogio.

Nada más lejos de la realidad. En el caso del distinguido entrenador se ha dado una circunstancia única y contraria a lo que ha sido siempre un técnico de este equipo. Mourinho en realidad nunca ha entendido ni ha sentido los colores del Real Madrid. Nunca una entrenador del Madrid ha aplaudido a la afición del equipo contrario, como hizo Mou con la afición del Betis, sólo por agravio comparativo con la afición del Madrid. Como diciendo “estos sí que animan a su equipo, y no el Bernabéu“. Nunca un entrenador del Madrid le ha metido el dedo en el ojo al técnico o al segundo entrenador del equipo contrario, por muy rival que fuese. Nunca un entrenador del Madrid ha salido veinte minutos antes de un partido al césped de su estadio para examinar cuanta gente le aplaudía o abucheaba. Nunca un entrenador del Madrid ha tenido un enfrentamiento directo con todos los capitanes del equipo. Y sobre todo, nunca un entrenador del Madrid ha pensado más en si mismo que en la institución que representaba. Se va para no volver como el ex presidente del Gobierno.

Aznar fue el primero que pudo cumplir su programa electoral

Cuando el todavía presidente de honor del PP, José María Aznar, habló de la actual política de su sucesor Rajoy no tuvo el más mínimo reparo en reprochar que el Gobierno actual está incumpliendo el programa electoral. Eso es cierto, pero tan cierto como que todos los presidentes del Gobierno han incumplido algo o mucho de su programa electoral. Y el primero que lo hizo fue Aznar en 1996. ¿O es qué nadie recuerda el pacto del Mayestic? ¿O es qué todo el mundo ha olvidado las suculentas concesiones a CiU a cambio del apoyo al primer gobierno de Aznar? ¿O es qué no recordamos que la bajada de impuestos la hizo Aznar tres años después de lo prometido?

Aznar sólo quiere recordar la parte por el todo. Y lanzó sus dardos contra el actual económico del Gobierno que curiosamente es el mismo que él tenía. De Guindos, Montoro, los artífices de aquel milagro económico del que tanto saca pecho el ex presidente. Los mismos que ahora se fajan por sacar a España de una crisis. Si lo consiguen (y cada vez hay más signos de recuperación) este milagro será mucho mayor que el exhibido por Aznar.

Personajes que se cruzan con rasgos similares. Aznar y Mourinho. Las entrevistas y apariciones públicas del ex presidente, y las ruedas de prensa del entrenador. Ambas con grandes exhibiciones de petulancia. Cuando Aznar habló de la "lánguida resignación” que transmite el actual presidente del Gobierno, recordó al ya ex entrenador del Real Madrid fustigando a Manuel Pellegrini por haber recalado en el Málaga. Y cuando Aznar habló de que España debía recuperar “el prestigio internacional” adoptó idéntica actitud que el portugués cuando sacó la lista de antecesores que no habían llegado a semifinales de la Champions. Pero los dos se fueron…y no volverán.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio