Menú Portada
Mensaje en una botella

Avon llama a tu puerta y Pedro Sánchez llama a tu móvil

Septiembre 17, 2014

Unas sirven para tender la ropa, otras sujetan billetes y algunas se emplean para prender el pelo. Hay diversas clases de pinzas, pero entre ellas sobresale la pinza formada por José María Aznar y Julio Anguita. Dícese de la mano al cuello que echaron ambos a Felipe González, según denuncia socialista, en los años 90. Corría la que sería última legislatura del PSOE en el poder (1993-1996) y los dos principales grupos de la oposición ejercían una dura presión sobre el Gobierno.

Esta saludable actitud de cualquier oposición en Democracia, fue duramente criticada por los adláteres del entonces presidente del Ejecutivo y líder de los socialistas. Se lamentaban los dolientes de que una formación política de izquierdas como IU estuviera en uno de los dos extremos de la pinza, que ocupaba la derecha del PP en el otro extremo. Casi veinte años después, la pinza ha vuelto.

Pedro Sánchez ha denunciado la existencia de una “coalición de intereses” formada por el PP y “el populismo”. Donde el actual líder de los socialistas dice “populismo”, quiere decir “Podemos”. O sea, que la “coalición de intereses” está formada por una formación política de izquierdas y por otra de derechas. Podemos concluir, parafraseando la oración más popular de la película más popular de M. Night Shyamalan, que lo que Pedro Sánchez quería decir realmente es: “En ocasiones veo pinzas”.

Mariano Rajoy y Pablo Iglesias son los José María Aznar y Julio Anguita del este siglo, que ha traído una revolución tecnológica descomunal pero que ha sido incapaz de acabar con algo tan rudimentario como una pinza. Hay cosas que no pasan de moda. Es posible que el actual líder de los socialistas esté viviendo un intenso déjà vu, porque otra de sus sorprendentes formas de conseguir votos recuerda a una técnica que data de los años 50.

 
Cuando menos te lo esperes
 

En 1954 se presentó en España la campaña publicitaria Avon llama a tu puerta, que se utilizó hasta 1967 y se convertiría en una de las más largas de la historia. Las vendedoras de Avon se convirtieron en un ejemplo de lo que la propia compañía define como una apuesta “por la independencia económica de la mujer”. Avon llamaba a tu puerta y te vendía sus productos de cosmética sin que tuvieras que salir de casa. Sesenta años después, el fenómeno ha vuelto en versión electoral.

Pedro Sánchez ha llamado este miércoles al teléfono móvil de Jorge Javier Vázquez y, después de mantener una conversación durante la emisión de Sálvame, el presentador del programa de Telecinco ha proclamado que le había convencido para volver a votar al PSOE. El disgusto que tenía Vázquez con los socialistas, a los que acusaba de no acabar con la tradición del Toro de la Vega, se esfumó cuando Sánchez telefoneó para darle palique. A cambio, consiguió una cuña electoral gratis en un programa de considerable audiencia.

Así que mira de reojo tu teléfono móvil porque, en cualquier momento, puede llamarte el líder de los socialistas. No olvides llevar siempre encima tu celular porque, cuando menos te lo esperes, puedes recibir una llamada de Pedro Sánchez. Así se vende un producto: Avon llama a tu puerta y Pedro Sánchez llama a tu móvil. Se trata de una técnica que bebe del pasado, pero actualiza su metodología. Es como llamar a tu puerta, pero con la ventaja de que siempre vas a estar en casa. No hay escapatoria.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero