Menú Portada
Otras opiniones

Atentos, ZP prepara un golpe de mano

Marzo 7, 2010

El cambio de la pobre Nieves Goicoechea, tan buena chica como reflejo de la inconsistencia intelectual y profesional del poder zapaterista, y su sustitución por el taimado Monteira, más que leonés “estrictu sensu” un paisano con piel de gallego resabiado, viene a confirmar que Zapatero algo perpetra.
A su alrededor todo se desmorona y el tingladete de la antigua farsa que se había montado para mayor honra y gloria propia y disfrute de sus innumerables deudos se viene abajo como un mal soufflé.
Paro, déficit, deuda, ruina, incompetencia, futuro hipotecado, generaciones enteras perdidas, desconfianza, mentira…son algunas de las perlas que el zumbado presidente nos deja en el baúl de su herencia. ¿Alguien le habrá dicho a este chico cuatro cosas? Porque sigue conduciéndose como si fuera de verdad.

Copago medicinas, sacrificios varios

Digámoslo claramente: este tipo todavía vive en el Palacio de la Moncloa porque ni la oposición es capaz de poner asedio y, sobre todo, porque UGT y CCOO le vienen amparando por dinero en una operación que se estudiará en los anales del “sindicalismo amarillo” y esperpéntico en las próximas generaciones.
De lo contrario, si las barricadas estuvieran levantadas en las calles y pueblos de España, que es lo que corresponde ante el estado lamentable de la situación, Zapatero duraría dos Telediarios hechos por esas simpáticas chicas de su amigo Roures y sus cenizas políticas serían esparcidas en el averno.
Pero todo tiene un límite. No habrá un euro de rescate europeo si antes no demuestra que es capaz de poner la casa en orden y, sobre todo, atajar el déficit y el despilfarro.
Por de pronto, introducir el copago de las medicinas, abaratar el proceso sanitario y garantizar su futuro y el de las pensiones.

Suprimir organismos fatuos

Cualquier mediano sentido común sabe que esto no se arregla si no se corta por lo sano. Lo ideal sería suprimir una pléyade de sacacuartos que no sirven para nada. Empezando por el Senado, una cámara de los horrores y del gasto inusitado. Si los ciudadanos supieran en que se dilapida su dinero aquí los colgarían por los redaños.
Vendría luego el Consejo de Estado, las diputaciones, y un largo etc… Se llevan la parte del león de nuestros impuestos y a cambio nos dan patadas en la entrepierna.

A la desesperada

El hecho cierto es que suenan tambores de guerra en Moncloa. Los 700 asesores de Zapatero y su gastosa esposa Sonsoles Espinosa -¡que jeta tiene esta susodicha!- están que no les llega la camisa al cuello. Observar como una ola de indignación popular se dirige hacia ellos y temen el tsunami del pueblo levantado en coraje.
Les van a birlar sus mamandurrias y sus pesebres a nada que se descuiden. Y ante ello hay que levantar barricadas para impedir que el pueblo llano asalte su palacio de invierno particular levantado con nuestro dinero.
A partir de ahora vamos a ver y contemplar una serie de medidas de Zapatero, tomadas a tontas y a locas, que cree le van a servir para capear el temporal y resistir el desgaste y la pira. Los lerdos siempre confunden valor y precio.
Tengo para mí que ya es demasiado tarde.

Graciano Palomo es periodista, analista político y editor de Ibercampus.es