Menú Portada
Atando cabos

Atentado en Boston. Mucho tenemos que aprender

Abril 21, 2013

La reacción del Gobierno de los EEUU ante el último atentado terrorista en Boston, la forma de actuar, la labor de la policía (con sus aciertos y errores), la colaboración ciudadana, y la lealtad y unidad institucional y política, han puesto de relieve la diferente forma de reaccionar que tiene un país ante un atentado terrorista.

Comparto los elogios a la rapidez, la inmediatez pero sobre todo la prudencia, mucha prudencia que tuvo el Presidente de los EEUU en sus primeras comparecencias públicas tras el ataque terrorista: “No sabemos por qué ni quien ha cometido este ataque“, sentenció Barack Obama, por eso “la gente no debería sacar conclusiones precipitadas

Perfecta prudencia. Pero que distintos somos aquí, y sobre todo cuánto tenemos que aprender, ante estas situaciones, de países como los EEUU. Ante un atentado terrorista, y sobre todo, ante la reacción de ese atentado, no hay partidismo, no hay color político, no hay reproches ni a la policía, ni a las autoridades, ni al Gobierno. Ante una atentado terrorista, el país permanece unido porque tiene muy claro que los culpables son los que han puestos las bombas.

Tras la operación policial que acabó con la vida del primer terrorista, y antes de capturar al segundo de los terroristas, Obama en su discurso radiofónico semanal habló de la “determinación” y “heroísmo” de los estadounidenses, que se negaron “a ser aterrorizados” tras los atentados de Boston. “Las historias de heroísmo y bondad, determinación y capacidad de recuperación, generosidad y amor (…)”.

Desinteresadamente, con compasión y sin miedo

En última instancia, eso es lo que vamos a recordar de esta semana“, dijo Obama en su mensaje, grabado antes de la detención del presunto coautor de los atentados. “Si alguien quiere saber lo que somos, lo que es Estados Unidos, cómo respondemos a la maldad y al terror, así es: Desinteresadamente, con compasión y sin miedo“, subrayó Obama. El “espíritu” de Estados Unidos “permanece intacto“, con “nuestra fe en el otro, nuestro amor por este país“. Terminó diciendo el Presidente de los EEUU.

Esto lo dijo cuando estaba a punto de concluir la operación policial, pero me quedo sobre todo con lo que dijo cuándo comenzó la pesadilla. Barack Obama en su primera comparecencia dio un mensaje de aliento a las víctimas, animo a la policía, a las autoridades, dijo que “no sabía quién era el autor o autores, pero que cualquiera que sea sentirá el peso de la Justicia“. Salió, explicó, hasta donde pudo y quiso explicar, y se marchó, por cierto, sin contestar a la preguntas de los periodistas por la sencilla y lógica razón de que era una declaración institucional, apropiada en ese momento.

Comparto los elogios a Obama, pero cabe preguntarse qué pensaríamos aquí si sale un Presidente del Gobierno, sea cual sea, para hacer una declaración institucional pero sin poder ofrecer datos, sin hablar del atentado terrorista, y siendo como quizá debe ser en ese momento, prudente, muy prudente… 

Pues eso, quizá todavía tenemos mucho que aprender. 

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio