Menú Portada
A renglón seguido

Atentado a la razón en el aniversario del 11M

Marzo 18, 2012

A menudo, la nostalgia, que es el dolor del regreso, nos ayuda a rememorar nuestro pasado para lo bueno y lo malo, en un ejercicio voluntario o provocado por imágenes, comentarios y otro tipo de sensaciones.

La primera vez que tuve la posibilidad de oír nombrar el apellido Manjón, fue en mis balbuceos estudiantiles, siendo un párvulo en la ciudad de Burgos allá por el primer quinquenio de los años sesenta.

Calzaría alrededor de un treinta de pie, y “al pie de” cuatro años de tumbado, cuando di con mis huesos -cartílagos por la edad-, en la Escuela Nacional del Padre Manjón, donde, a parte de instruírseme en el Trivium y Quadrivium -ya  nada medievales-, tomé contacto vía oral con mi primer “cacao con chocolate, avellanas y azúcar”, mi primer refresco con pajita en cartón (tetra pack), y otras delicias alimentarias de la época. También pude saborear por vía exógena en la palma de mi mano, los amargos e indigestos aportes calóricos procurados por la dura regla de madera -nunca de caramelo-, de don Marcelo, hombre que gozaba de un saludable y agrio carácter. Todo ello fue suministrado y ofrecido al alumnado para su consumo -incluido el “palo y tente tieso”-, de forma gratuita; en todos los sentidos.

Canon de acondicionamiento ideológico

Sirvo este entremés, sobre la mesa de la actualidad en la que ha sido primer plato del menú de fin de semana, con su consabida sobremesa, la presencia en las calles y en los atriles de las dos asociaciones, que se arrogan la representación de las víctimas del terrorismo -bien de naturaleza común y generalista, en nombre de todas ellas, bien de carácter propio y particular, en nombre de los afectados por los hechos del 11 de Marzo de 2004-,  de forma mayoritaria y nada gratuita, pagando un canon de asesoramiento y acondicionamiento ideológico.

El primer colectivo de damnificados se refiere a la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo), liderado por Ángeles Pedraza; por su parte, el segundo se integra en la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, con Pilar Manjón -¿recuerdan  el comentario escolar pre ambular?-, al frente.

Elevado grado de contaminación

El grado de contaminación y posible dirigismo político-institucional que afecta a ambas agrupaciones, las conduce a un nivel de enfrentamiento vinculado a un manifiesto exceso de protagonismo, en el que, se diría,  quieren colgarse las medallas de la insensata contumacia y cansina pertinacia; todo ello dentro de un retórico enfrentamiento respaldado por determinados agentes y entidades sociales, sin importar el color ideológico.

Tal es así, que después de ocho años de la masacre del 11-M de 2004 la celebración continúa llevándose a cabo “de cabo a rabo” -y ya trae cola-, por separado. La AVT el domingo en el llamado Bosque del Recuerdo (Parque de El Retiro –Madrid-), capitaneada por, además de su presidenta, el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, -fiel a la ceguera de su cartera-; el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, –nombrado desde el consenso político-, la alcaldesa Ana Botella y demás personalidades, si bien los actos oficiales se han trasladado hasta el lunes 12; quizá para hacernos ver que su grado de compromiso, aflicción y condolencia es mayor que el de la competencia. La Asociación 11-M (…), también el “Día del Señor”, en la Estación de Atocha acompañados por los responsables de CC.OO. y U.G.T. en Madrid, el Secretario General del PSOE en la capital y la Unión de Actores.

Dos bandos tan diferenciados como enfrentados

Dos bandos, tan bien diferenciados como enfrentados, que dicen representar la voluntad y el sentir de los deudos vivos, amigos y demás familia, y que ruegan una oración por sus almas; eso sí, en diferentes parroquias.

El Sr. Torres Dulce ha amargado la existencia a algunas de las víctimas, reavivando los rescoldos del fuego fatuo de los fallecidos, al resucitar la causa suficiente y legalmente enterrada, para, a continuación, quitarle hierro al asunto con unas oxidadas disculpas; quizá porque errar es de sabios.

Resulta algo llamativo que el Notario Mayor del Reino y el Primer Ministro de los Fiscales se decanten por el flanco -con flaco favor para la imagen de la Justicia- de la AVT, máxime cuando según su presidenta, Pedraza, manifiesta que “el 11M es un caso abierto y ahora más que nunca”.

Masoquismo sectario

¿Qué hay de las sentencias del Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional refrendando la autoría de los hechos por parte de una célula yihadista?; ¿Acaso no se hartan de recordarnos, un día sí y otro también, que acatan y respetan las decisiones de los Jueces y los Tribunales de Justicia? ¿No tienen consideración ya los hechos de “cosa juzgada”? ¿No deberían de abstenerse de concurrir a las procesiones mediáticas, que desestabilizan y  “ponen en tela de juicio” el equilibrio necesario en su particular balanza, guardándose bien de los derrotes hacia no importa qué punto cardinal de pensamiento? ¿No es obligado ser ejemplo de imparcialidad, equidistancia y asepsia por imperativo de su cargo?.

Con actuaciones de este jaez, se menoscaba la imagen ofrecida a los ciudadanos -o a parte de ellos-, deteriorando la más que incipiente mala opinión que a estas alturas ofrece la Justicia y sus administradores.

Sea como fuere, resulta patético el nivel de división y separación establecido entre ambas Asociaciones, que no buscan curarse la herida abierta -sin visos de cicatrizar-, sino lamérsela en un claro ejercicio de masoquismo sectario que lesiona el sentido común del espectador como un atentado a la razón.

Paco de Domingo